Parvovirus canina: síntomas y tratamiento

¿Sabías que la tasa de mortalidad del parvovirus en perros no vacunados es del 50%? Una enfermedad vírica e infecciosa con una elevada resistencia que puede llegar a cobrarse la vida del animal cuando no es detectada a tiempo. Por este motivo, aunque no es obligatoria por ley, cada vez son más las personas las que deciden vacunar a sus mascotas.

La transmisión se produce por vía oral y suele estar presente en las heces de los perros infectados, que pueden contagiar a otros perros que tengan contacto con ellas, siendo especialmente vulnerables los cachorros de menos de 6 meses, que tienen un sistema inmunológico todavía inmaduro. Aunque también es posible encontrar casos de parvovirus en perros adultos inmunodeprimidos que no han sido vacunados.

¿Qué es el parvovirus en perros?

El parvovirus en perros es un virus extremadamente resistente, capaz de soportar el pH y las diferentes enzimas del aparato digestivo, además de sobrevivir durante meses en el ambiente, lo que lo hace muy contagioso.

Normalmente, afecta al tracto intestinal. Las células de la mucosa que recubre las paredes del aparato digestivo se reproducen rápidamente y el parvovirus aprovecha esto para propagarse. Además, ataca a los leucocitos, que son el eje del sistema inmunológico del perro.

¿Puede dar el parvovirus en perros vacunados?

La vacunación es fundamental para evitar el parvovirus en cachorros, siendo importante realizar dos pautas de la vacuna. Cuando los picos inmunológicos de la vacuna aumentan, lo que suele ocurrir a los 14 días, es fundamental que le suministremos una dosis de recordatorio, como máximo a los 21 días de la primera, ya que es cuando el pico baja y el riesgo de contagio aumenta considerablemente. Por eso, también podemos encontrar casos de parvovirus en perros vacunados.

Lo ideal es empezar con la vacunación al mes y medio de vida del perro, respetando los tiempos indicados por el veterinario entre vacunas y desparasitación. Pero, además, es muy importante evitar el contacto con otros perros hasta que se haya completado la pauta, incluso si los otros perros están vacunados, ya que, aunque no presenten ningún síntoma, podrían ser portadores.

Síntomas de parvovirus canina

Los síntomas de parvovirus que suelen darse más habitualmente son la diarrea con sangre, la fiebre, los vómitos, la debilidad, el decaimiento y la deshidratación. Por lo general, el parvovirus suele ocasionar enteritis aguda y es posible que el animal requiera un ingreso hospitalario, con el coste económico que esto conlleva.

Por eso, si notamos cualquier de estos síntomas, es necesario que acudamos al veterinario rápidamente para que realice el diagnóstico adecuado y prescriba el mejor tratamiento para nuestro perro.

¿Cuáles son las razas más propensas al parvovirus?

Hay algunas razas más propensas al parvovirus que otras, como es el caso del Rottweiler, cuyo organismo tiene dificultad para crear anticuerpos. Debido a ello, necesita más dosis de vacunación que el resto. Y lo mismo ocurre con el Springer Spaniel inglés, el Doberman Springer y los pastores alemanes, siendo en general los perros de raza pura menos resistentes que los mestizos.

Tratamiento para el parvovirus en perros

No hay un único tratamiento para el parvovirus, sino que la mayor parte de las veces la solución pasa por intentar paliar los síntomas generados por la enfermedad, protegiendo el tracto intestinal y evitando la deshidratación. Pero también tratando las complicaciones que puedan derivarse de la misma, como el shock endotóxico o hipovolémico.

Además, suele ser necesaria la terapia antibiótica y el seguimiento de la analítica sanguínea para evaluar el progreso de la enfermedad y el estado del paciente.

Afortunadamente, el parvovirus no suele dejar secuelas y con el tiempo remite totalmente. No obstante, aunque el animal esté completamente recuperado, debemos seguir las recomendaciones del veterinario en lo que respecta a higiene y alimentación para evitar una nueva infección.

En cualquier caso, lo cierto es que la desparasitación y la vacunación contra la enfermedad es el método más efectivo de prevención, además de otras enfermedades de origen parasitario, garantizando que nuestra mascota crece fuerte y saludable.

Ponte en contacto con un veterinario

¿Te ayudó este artículo?

Selecciona lo que se adapta a tu situación o escribelo tú mismo. Apreciamos mucho sus comentarios.

¡Gracias!

Te lo agradecemos

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue