Aprende a comunicarte con un perro: entiende las señales de tu cachorro

A veces puede ser difícil interpretar las señales que nos transmiten los perros. ¿Qué están diciendo y cómo lo expresan? Los perros transmiten muchas cosas en silencio, con señales muy sutiles. Un temblor en la oreja, un movimiento rápido y casi imperceptible de lengua o el más mínimo movimiento de cabeza. Puede ser frecuente malinterpretarlas: que emita un gruñido, un chasquido o incluso se le erice el pelo del lomo, no necesariamente significa que el perro esté irritado. Incluso cuando te da besos no siempre significa que esté feliz de verte.

Existen dos tipos de señales principales:

  1. las señales que intentan acortar la distancia con el receptor
  2. y las que intentan aumentar la distancia

La clave para diferenciarlas es observar el contexto. En primer lugar: ¿con quién está comunicándose el perro? ¿Está haciendo la señal a un extraño o un amigo? ¿A otro perro o a una persona? ¿Cómo suele sentirse el perro con extraños u otros perros? ¿Es sociable o más reservado? Esto te dará pistas para poder entenderle.

Obsérvalo en su conjunto. ¿Se le ve relajado y dócil o rígido y quieto? El movimiento de la cola puede verse diferente dependiendo de si anticipa con alegría que se trata de un juego agradable con un colega o considera que algo extraño o aterrador se le acerca. Pero también has de tener en cuenta el aspecto que suele tener tu mascota. Las colas de los pug, los labradores, los border collie o los lebreles son muy diferentes, tanto cuando están felices como cuando no.

El significado del gruñido

Enseñar los dientes y arrugar el hocico son, a menudo, señales reveladoras de que el perro no se siente cómodo. No obstante, algunas razas, como los dálmatas, "sonríen" de esa forma, aunque se trate de una excepción. Unos labios recogidos y rígidos y una mirada firme, a veces acompañado de un gruñido, significa "Quiero mantener las distancias".

No obstante, cuando un perro gruñe, suele estar más asustado que irritado. El gruñido nunca debe castigarse. Escúchalo: es su forma de comunicarse. Te está diciendo de manera educada, a su manera, que mantengas la distancia porque no confía en ti.

Podría pensar que vienes a quitarle la comida, el juguete o el hueso, o simplemente se siente incómodo por el hecho de tenerte cerca. Si tratas de hacer callar a tu perro y lo castigas cuando gruñe, estás eliminando el aviso previo a "estallar la bomba" o advertencia. Por lo que el siguiente paso puede ser un mordisco.

Piensa en otras formas de hacer que se sienta lo suficientemente cómodo como para estar dispuesto a tener un acercamiento. Para los niños pequeños o mascotas de otras especies, puede ser difícil entender las señales. Ayuda a tu perro pidiéndole a los niños o incluso a otros adultos que no le escuchan ni le entienden que aumenten la distancia cuando este gruña. A continuación, haz saber a tu perro que es un buen chico por tener tanta paciencia.

Los perros también pueden gruñir cuando juegan. De nuevo, debes observar el contexto. Una mirada apacible, una cola en movimiento y un lenguaje corporal relajado, acompañado de un gruñido mientras juegas con él, no son señal de peligro.

El sonido de un ladrido

El ladrido de un perro puede tener diferentes significados según el contexto. Puede ser un "¡Hola, por fin estás en casa!" o un "¡Cuidado, se acerca un extraño!", e incluso puede significar "¡Oye, pásame la pelota!" o "Mantén la distancia".

Durante los paseos, los ladridos dirigidos hacia otros perros suelen sonar ligeramente diferentes, al igual que su lenguaje corporal. Es importante prestar atención a varios aspectos cuando ladra, como sus labios, ojos y cola. ¿Sus labios están tensos y recogidos o sueltos y colgantes? ¿Sus orejas están relajadas o dobladas hacia atrás? ¿El perro está quieto o en movimiento? ¿Se aleja o se acerca al estímulo en cuestión?

Incluso cuando a un perro de pelaje generalmente liso se le eriza el pelo del cuello y el lomo, no tiene por qué interpretarse como una señal agresiva. A veces, puede que el pelaje erizado haga que el perro parezca más grande y, por lo tanto, más peligroso. Sin embargo, el pelo erizado, especialmente en la espalda y alrededor de la cola, también puede ser un indicio de que el perro está experimentando miedo o excitación.

Expresiones faciales sutiles

Cuando podemos ver el blanco de los ojos de un perro, suele ser una señal de preocupación. Esto, combinado con un lamido de hocico, las orejas dobladas hacia atrás y la mirada perdida, sin lugar a dudas, es una señal de que el perro se siente muy incómodo. Algunos incluso levantan una pata para mostrar cordialidad.

Estos signos se pueden ver muy a menudo cuando, por ejemplo, un niño los abraza. Si es el caso, aparta rápidamente al niño. En el lenguaje canino, este es su primer aviso: si no te detienes, el siguiente paso para algunos perros será usar los dientes; otros, en cambio, utilizarán alguna señal más antes de morder, como gruñir. Pero las primeras señales deben tomarse tan en serio como las últimas para evitar lesiones y mantener feliz a tu cachorro.

Aprende a interpretar las señales de tu perro

Observa a tu perro hacer cosas que le gustan, como correr tras una pelota, olfatear hierba, saludarte cuando llegas a casa, esperar su comida, conseguir un premio... Observa su expresión, su cola, sus orejas, sus ojos y su cuerpo. ¡Escúchalo! Al prestar atención a tu mascota, podrás comprender mejor cuándo está angustiado, feliz o juguetón. Tu perro ya te está observando y se está convirtiendo en un experto en tu lenguaje corporal, por lo que es justo que tú también hagas lo mismo por él.

Ponte en contacto con un veterinario

¿Te ayudó este artículo?

Selecciona lo que se adapta a tu situación o escribelo tú mismo. Apreciamos mucho sus comentarios.

¡Gracias!

Te lo agradecemos

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue