Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Sarna en gatos: tipos, tratamiento y contagio

La sarna es una enfermedad cutánea contagiosa que puede aparecer en gatos por uno de los parásitos más comunes en los felinos: el ácaro. La sarna se caracteriza por un picor intenso que puede llegar a provocar, incluso, lesiones en la piel del animal. Además de en los gatos, la sarna puede darse en otros animales y ser contagiada a los humanos. Desde AniCura te contamos a continuación cuáles son sus síntomas principales y qué diferentes tratamientos existen para combatir dichas molestias.

¿Qué es la sarna en gatos y cómo se cura?

La sarna en gatos es una enfermedad que afecta a la salud de la piel del animal. Por lo general, es muy contagiosa y es uno de los problemas cutáneos más frecuentes entre diferentes especies animales. En cuanto a las causas de esta enfermedad, es el ácaro el causante principal de la sarna en gatos, un parásito de pequeño tamaño que vive en el polvo o en algunos tejidos como ropa de cama o alfombras.

Al ser una enfermedad contagiosa, puede ser contagiada a otros animales e, incluso, a los humanos. Por ello, es necesario extremar la higiene, el cuidado y las precauciones cuando existe sarna en gatos.

Sarna en gatos: síntomas

La sarna en gatos es una enfermedad cutánea que puede presentar diferentes síntomas dependiendo, entre otros motivos, del tipo de sarna. Una vez el felino ha sido atacado por el ácaro, la sarna puede aparecer y afectar a la piel provocando un intenso picor que puede ocasionar graves lesiones por el continuo rascado que el animal realice en la zona. 

El picor intenso, la descamación de la piel y la aparición de heridas provocadas por el rascado son algunos de los síntomas más comunes de la sarna en gatos. Sin embargo, dependiendo del tipo de sarna y de la zona afectada por dicha enfermedad, los síntomas y los tratamientos a aplicar pueden variar. Además, al ser tan contagiosa, puede extenderse a otras zonas del cuerpo del animal.

Sarna sarcóptica y demodécica 

La sarna sarcóptica es un tipo de sarna causada por el ácaro Sarcoptes scabiei, un tipo de ácaro que sobrevive entre 2-3 días en el ambiente. Su contagio, aunque suele producirse por contacto directo, también puede producirse por objetos contaminados. Este parásito ataca al animal poniendo sus huevos por debajo de la piel del felino. Pasadas dos semanas los huevos eclosionan y producen una fuerte reacción alérgica en el animal que, por el picor, comienza a rascarse y expande poco a poco el contagio por otras partes del cuerpo. Aunque el prurito (intenso picor) suele ser el síntoma principal, la sarna sarcóptica también puede provocar inflamaciones en la piel, enrojecimiento y costras. En ocasiones también puede provocar lesiones secundarias como alopecia, erupciones, infección bacteriana e hiperpigmentación. Las zonas donde suele aparecer este tipo de sarna es en las inglés, los pabellones auriculares, los codos y en el área del esternón.

Además de a animales, la sarna sarcóptica puede ser transmitida a personas, apareciendo síntomas a partir de la segunda semana desde el contagio. Los síntomas en el ser humano suelen ser un picor intenso en zonas como manos, axilas, tobillos o codos.

Por otro lado, la sarna demodécica es un tipo de sarna en gatos menos frecuente que suele aparecer cuando el animal se encuentra con las defensas bajas o cuando presenta otra enfermedad mayor que debilita su salud como puede ser la leucemia. Este tipo de sarna está provocada por el ácaro Demodex cati o por el ácaro Demodex gatoi.

En cuanto a los síntomas, se caracteriza por diferentes tipos de calvas o costras en zonas como el cuello o la cabeza. Suele afectar a la zona de los ojos y los párpados.

Sarna en orejas de gatos

La sarna en las orejas, también conocida como sarna otodéctica, se produce en los conductos auditivos por la acción del ácaro en esta zona del cuerpo. Con la ayuda de un otoscopio el ácaro puede ser fácilmente identificable en esta zona.

En cuanto a los síntomas, la sarna otodéctica se caracteriza por presentar picor, irritación y pequeñas lesiones en la zona auditiva provocada por el rascado en las orejas. En ocasiones también puede ocasiones secreciones de color marrón oscuro. Y aunque puede aparecer en gatos de cualquier edad, es más común en gatos bebés.

¿La sarna en gatos contagia a humanos?

La sarna en gatos es una enfermedad muy contagiosa entre animales e incluso de animales a humanos. Dependiendo del tipo de sarna y los síntomas presentados, esta enfermedad puede ser más o menos contagiosa de animales a personas. El contagio, aunque suele producirse por contacto directo con un animal infectado, también puede producirse por el ambiente, por tejidos o por objetos contagiados o que hayan estado en contacto con el felino contagiado.

Es fundamental extremar las precauciones, la higiene, el cuidado del animal y la prevención en caso de existir sarna en nuestro gato. Además, ante el menor síntoma es fundamental acudir al veterinario para poder administrar un tratamiento eficaz con el que acabar con el ácaro y devolver la salud y el bienestar al animal.

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue