Anestesiólogos veterinarios utilizan por primera vez el bloqueo del plexo cervical para extirpar un carcinoma tiroideo canino

El uso de la ecografía ha facilitado en este caso el bloqueo del plexo cervical que, aunque ampliamente empleado en medicina humana, es novedoso en pequeños animales.

Las neoplasias tiroideas representan aproximadamente entre el 1,2 y el 3,8 % de las neoplasias caninas[1]. En concreto, los carcinomas tiroideos se caracterizan por su rápido crecimiento y probabilidad de invasión a tejidos adyacentes como laringe, tráquea, arteria carótida o vena yugular. Por ello, es necesaria su extirpación.

Ariel Cañón junto con veterinarios anestesistas del grupo de hospitales veterinarios AniCura como son María de los Reyes Marti-Scharfhausen (AniCura Indautxu Hospital Veterinario), Jaime Viscasillas (AniCura Valencia Sur Hospital Veterinario), y Agustín Martínez (AniCura Aitana Hospital Veterinario), han participado en el diseño de un protocolo anestésico, para extirpar un carcinoma tiroideo canino.

Se trata de un perro de raza bichón maltés, macho, castrado de 11 años y 5,15 kg, al que, gracias a una tomografía computarizada (TC), se le observó una neoplasia de 1,6 x 1,5 x 2,5 centímetros. Posteriormente, se le inyectó contraste intravenoso para evaluar el comportamiento invasivo de la neoplasia, y se determinó que no había invasión aparente hacia los tejidos adyacentes ni signos de metástasis pulmonar. Tras clasificarle como ASA II, fue sometido a una tiroidectomía derecha.

La anestesia locorregional ecoguiada, una técnica eficaz

La anestesia locorregional ecoguiada ocupa un lugar cada vez más importante en la anestesia veterinaria, ya que permite incrementar la tasa de éxito de los bloqueos y disminuir los riesgos asociados a los mismos.

En medicina humana existe sobrada experiencia y abundantes publicaciones sobre la utilización de bloqueos del plexo cervical para múltiples procedimientos que involucran piel, ganglios, glándulas tiroides y/o paratiroides, e incluso aquellos sobre la arteria carótida; inclusive se reporta la cirugía de glándula tiroides bajo anestesia local solamente. Sin embargo, en veterinaria canina no se cuenta actualmente con dicha información, tan solo se ha publicado de forma reciente la utilización de este bloqueo para la cirugía de laterización de aritenoides en un perro, publicación realizada por los mismos autores en la revista Veterinary Anaesthesia and Analgesia. En veterinaria general, el bloqueo está descrito en caballos también para dicha cirugía.

Este equipo de especialistas en anestesia se decantó por utilizar la ecografía en la anestesia locorregional, ya que les permitiría observar el espacio interfascial donde se debía colocar el anestésico local, a pesar de tener la neoplasia en esa zona, con la posibilidad de evaluar posteriormente su distribución mediante TAC. Como todo procedimiento anestésico, el utilizado en este paciente no estaba exento de complicaciones, pero finalmente no se registró ninguna.

Cirugía y hospitalización libres de opioides

La utilización del bloqueo del plexo cervical permitió además en este caso reducir el uso de opioides durante la cirugía y el postoperatorio en la hospitalización. En el periodo intraquirúrgico se usó como agente único la dexmedetomidina. Además, se logró mantener una concentración espirada de sevoflurano inferior a su concentración alveolar mínima en perro, por lo que la recuperación anestésica fue rápida.

Cabe destacar que la anestesia libre de opioides (OFA, por sus siglas en inglés Opioid Free Anaesthesia) es una alternativa respaldada tanto por publicaciones en medicina veterinaria como por una amplia bibliografía en medicina humana, y la anestesia locorregional es una herramienta sumamente útil para alcanzar sus objetivos. Prescindir del uso de opioides permite evitar sus potenciales efectos secundarios (depresión respiratoria y cardiaca, náuseas y vómitos postoperatorios, entre otros). En cualquier caso, se necesitan más estudios para conocer el alcance analgésico de este bloqueo anestésico y sus potenciales complicaciones.

 

[1] Liptak JM: Canine thyroid carcinoma. Clin Tech Small Anim Pract. 2007; 22(2):75-81.

Más noticias

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue