Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Síndrome de Horner en perros: causas y síntomas

¿Sabes lo qué es el síndrome de Horner y cómo afecta a los perros? A pesar de que, en un primer momento puede ser confundido con otros trastornos neurológicos u oftalmológicos, el síndrome de Horner en perros es fácilmente identificable por algunos de sus síntomas más comunes. Desde AniCura te contamos a continuación en qué consiste este síndrome, cómo poder identificarlo y cuáles son los mejores tratamientos para proporcionarle salud a nuestro perro.

Qué es el síndrome Horner

El síndrome de Horner se origina por una disfunción neurológica que provoca la interrupción de las señales nerviosas simpáticas que van desde el cerebro hasta el globo ocular. Aunque sus causas no siempre suelen ser fáciles de identificar, normalmente están relacionadas con alteraciones que afectan al recorrido nervioso de los ojos. Por ello, algunas de sus causas más frecuentes son problemas en la médula espinal, otitis, traumatismos, encefalitis, etc.

A pesar de que puede haber más predisposición a padecerla en perros de raza Golden Retriever, el síndrome de Horner puede aparecer en casi cualquier raza y edad.

Síntomas del síndrome de Horner en perros

Los síntomas del síndrome de Horner en perros pueden manifestarse en un solo ojo o en ambos. Además, puede provocar diferentes síntomas dependiendo de las causas que provoquen la aparición de este síndrome. Por lo general, es fácilmente identificable por una serie de síntomas como:

  • Caída del párpado superior, generando la sensación de que el ojo está mal cerrado.
  • Contracción de la pupila, provocando tamaños diferentes entre la pupila de un ojo y del otro.
  • Sensación de que el ojo está hundido.
  • Enrojecimiento del globo ocular.

Es posible que los síntomas del síndrome de Horner se combinen con los síntomas de la patología causante de dicho síndrome. Así, por ejemplo, en caso de que sea una otitis el motivo por el que se genera el síndrome de Horner, es posible que el perro ladee la cabeza, realice movimientos rápidos de ojos o alteraciones motoras.

Tratamiento del síndrome de Horner en perros

En la actualidad no existe un tratamiento específico para el síndrome de Horner en perros por lo que el veterinario, tras un diagnóstico previo, determina cuál es el tratamiento que mejor resultado puede ofrecer en cada caso.

Además, en el caso del síndrome de Horner, la prevención es la mejor forma de evitar las causas que esta alteración de la salud puede provocar. Por ello, debemos tener en cuenta la importancia de consultar con el veterinario ante cualquier síntoma sospechoso o comportamiento extraño. Actuar rápido puede ser el mejor tratamiento para prevenir y curar el síndrome de Horner.

Síndrome de horner en perros: diagnóstico diferencial

En caso de observar cualquiera de los síntomas previamente descritos, recuerda que lo mejor es acudir al veterinario con la mayor brevedad posible. Tras la observación del veterinario y un estudio de su comportamiento oftalmológico y neurológico, el profesional realizará un diagnóstico completo y unas pautas con las que conseguir mejorar el estado de salud del animal.

Además, puede ser necesario realizar algunas pruebas diagnósticas adicionales para eliminar la posibilidad de que se trate de otra alteración o enfermedad. Por ello, en ocasiones puede ser necesario un diagnóstico por imagen como radiografías cervicales, torácicas, resonancias magnéticas u otras pruebas diagnósticas que el veterinario considere. 

En general el diagnóstico del síndrome de Horner no suele ser complicado y suele bastar con el reconocimiento de los signos y síntomas previamente mencionados. Además, la aplicación de una única gota de solución de cocaína al 5-10% sirve para identificar rápidamente si un perro padece el síndrome de Horner o no: la cocaína provoca dilatación pupilar en perros sano; en perros con síndrome de Horner no provoca dilatación. Consulte con su veterinario ante la menor sospecha o alteración en el comportamiento del animal.

Ponte en contacto con un veterinario

Si crees que los síntomas son los adecuados para tu animal, te recomendamos que te pongas en contacto con un veterinario para una consulta.

¿Te ayudó este artículo?

Selecciona lo que se adapta a tu situación o escribelo tú mismo. Apreciamos mucho sus comentarios.

¡Gracias!

Te lo agradecemos

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue