Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Qué es la enfermedad de la válvula mitral (EVM) y la Cardiomiopatía Dilatada (CMD) en perros

Los perros de razas pequeñas de edad avanzada son más propensos a sufrir cardiopatías cardiacas como la enfermedad de la válvula mitral (EVM) o la Cardiomiopatía Dilatada (CMD). Alexis Santana, Practice Manager y encargado del Área de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de AniCura Albea Hospital Veterinario, explica en qué consisten estas enfermedades y cómo pueden ser tratadas.

Sobre la enfermedad de la válvula mitral (EVM), la cardiopatía en perros pequeños, ¿qué es?

La válvula mitral es una estructura cardiaca que se encuentra en el ventrículo izquierdo y es la encargada de dejar pasar la sangre desde la aurícula izquierda hacia el ventrículo. Cerrándose completamente evita que al latir el ventrículo la sangre vuelva hacia la aurícula y facilita que solo tenga una salida posible en la aorta para distribuirse por todo el cuerpo. 

La patología degenerativa mitral se presenta principalmente en razas pequeñas de edad avanzada. En esta enfermedad se producen unos engrosamientos de las válvulas mitrales, lo que ocasiona que no cierren de forma correcta y dejen un pequeño orificio por el cual, en cada latido, parte de la sangre que debe salir por la aorta vuelva hacia la aurícula izquierda. El cuerpo de nuestro perro, al detectar ese problema por diferentes mecanismos de regulación, activa una serie de “métodos de protección” que, si bien a corto plazo ayudan, a largo plazo hacen que la patología se cronifique y empeore.

¿Por qué afecta más a perros pequeños que a grandes?

Los perros de raza pequeña tienen una anormal remodelación de la válvula. Se producen una serie de cambios histológicos en el tejido normal de la válvula que hacen que se generen nódulos de tipo fibroso que alteran la correcta morfología, cierre y movimiento de la válvula mitral. Si bien existen otros factores, muchos de ellos con predisposición racial, en general, el mecanismo principal es el que comentamos.

¿Cuáles son sus síntomas?

En las fases iniciales los pacientes son asintomáticos, es decir, no se detecta nada en el día a día, pero sí se puede detectar en una exploración física con el característico soplo cardiaco. Es en estas fases en las que hay que hacer una ecocardiografía, ya que en caso de que sea asintomático, pero muestre hallazgos ecocardiográficos concretos, como aumento de tamaño de aurícula y ventrículo, principalmente, se puede aplicar terapia médica para mejorar los tiempos de supervivencia.

En fases más avanzadas, los pacientes pueden tener síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva, es decir, de acúmulo de líquido en el pulmón. En esta fase los pacientes están más cansados, tienen un aumento de la frecuencia respiratoria en reposo, pueden tener síncopes y, en fases finales, un encharcamiento pulmonar que puede ocasionar la muerte del paciente.

Es vital detectar la patología cuando es asintomática y solo presenta un soplo, por eso las revisiones veterinarias anuales son fundamentales.

¿Cómo se trata?

No existe tratamiento curativo de la patología mitral, si bien en los últimos años las opciones quirúrgicas están ganando peso y se muestran como una buena opción para los pacientes en fases avanzadas. Estas técnicas por el momento no están disponibles en España.

Existe una técnica paliativa muy concreta para pacientes en fases terminales que mejora su calidad de vida, pero es una técnica paliativa y no curativa.

En las fases avanzadas con edema pulmonar, el tratamiento médico es, por el momento, el único que mejora la supervivencia. En las fases previas a los síntomas existe una medicación que se ha mostrado que mejora también el tiempo de aparición de los síntomas. En general, cuanto antes detectemos el problema en nuestra mascota, mejores expectativas tendremos.

¿Cómo prevenirla?

No existe nada hoy en día para prevenir la patología, pero una detección temprana en las fases asintomáticas con soplo es fundamental.

Sobre la Cardiomiopatía Dilatada (CMD), de los perros grandes. ¿Qué es?

Es una patología cardiaca que afecta muy concretamente al músculo cardiaco, ya que ocasiona su disfunción. Esto provoca que progresivamente se vaya perdiendo la capacidad de eyectar sangre, función sistólica, pero también de relajarse de forma correcta, función diastólica.

En el término de cardiomiopatía dilatada, hoy denominada cardiomiopatía fenotipo dilatado, se engloban patologías primarias con alto componente genético y secundarias, las que se producen por una causa externa al corazón, como podrían ser déficits nutricionales, agentes infecciosos, arritmias, tóxicos o patologías endocrinas.

¿Por qué afecta más a perros grandes que a pequeños?

En el caso de la primaria, que es de origen idiopático, según varios autores, la clara predisposición racial es indicadora de un componente genético, pero este no ha podido ser demostrado en todas las razas. Por ejemplo, se ha observado que Bóxer, Dóberman y Terranova siguen un patrón de herencia de tipo autonómico dominante, es decir, que una sola copia del gen con mutación por parte de uno de los progenitores es suficiente para que la mascota tenga un 50% de posibilidades de desarrollar la patología.

Síntomas de la Cardiomiopatía Dilatada (CMD)

Al igual que la enfermedad mitral, las fases iniciales son asintomáticas, pues no existe ningún hallazgo en el día a día que ayude a determinar que nuestro perro pueda tener un problema. Sin embargo, las pruebas médicas, tales como ecocardiografía y estudio Holter, pueden mostrar hallazgos que nos confirmarán la presencia de la patología.

En fases avanzadas, los síntomas serán debilidad, intolerancia al ejercicio, síncope, aumento de la frecuencia respiratoria y, en ocasiones, de la frecuencia cardíaca (fruto de una arritmia grave que se puede producir denominada fibrilación atrial). Por último, pueden darse el encharcamiento de pulmones, la insuficiencia respiratoria y la muerte.

¿Cómo se trata?

En fases asintomáticas el objetivo del médico veterinario será determinar si nuestra mascota sufre de cardiomiopatía dilatada secundaria, es decir, si existe algún agente causal que pueda estar afectando al corazón. Si eso es así, en ocasiones, poner tratamiento de esa causa puede mejorar y/o frenar la progresión de la enfermedad.

Cuando no se localiza un agente causal es cuando podría estar frente a una cardiomiopatía dilatada primaria, en cuyo caso, en fases asintomáticas, algunos tratamientos pueden frenar su progresión.

En las fases avanzadas, al igual que en la enfermedad mitral, la medicación irá encaminada a paliar los signos de congestión y mejorar la función sistólica del ventrículo, es decir, la fuerza contráctil.

¿Cómo prevenirla?

El diagnóstico precoz y la exclusión de la reproducción de los individuos afectados es la forma de ayudar a nuestras mascotas. Es vital que todos los pacientes de más de 3 años y más de 15 kilos o los de raza predispuesta (Bóxer, Dóberman, Dogo, Terranova, Cocker) se realicen anualmente un screening de la patología, una prueba que consiste en la realización de una ecocardiografía y estudio Holter.

 

Alexis José Santana González, Practice Manager y encargado del Área de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de AniCura Albea Hospital Veterinario.

 

 

Ponte en contacto con un veterinario

Si crees que los síntomas son los adecuados para tu animal, te recomendamos que te pongas en contacto con un veterinario para una consulta.

¿Te ayudó este artículo?

Selecciona lo que se adapta a tu situación o escribelo tú mismo. Apreciamos mucho sus comentarios.

¡Gracias!

Te lo agradecemos

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue