Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

¿Cuál es el motivo por el que los perros montan?

La conducta de monta suele ser una conducta sexual, con fines reproductivos, cuando va dirigida a hembras en celo. No obstante, también puede ocurrir por otros motivos que te explicamos en este artículo.

¿Cuál es el motivo por el que los perros montan?

La conducta de monta suele ser una conducta sexual, con fines reproductivos, cuando va dirigida a hembras en celo. No obstante, también puede ocurrir por otros motivos:

  • Puede ser que un macho perciba la presencia de una hembra en celo, pero no pueda acceder a ella, y que entonces redirija la conducta de monta hacia otro objeto o individuo.
  • Cuando se dirige a otros perros, puede ser una conducta de juego, que empieza cuando el perro alcanza la pubertad.
  • Puede ser que aparezca a raíz de un estado de sobreexcitación o frustración, y puede dirigirse a otros perros, objetos o personas.
  • Cuando se dirige a otros machos, puede ser una conducta social ritualizada, que tiene como objetivo establecer jerarquías.

¿Cómo saber cuándo lo hacen por dominancia?

Cuando la monta sucede entre perros machos, puede ser un comportamiento social utilizado para establecer una jerarquía entre perros. Hay que tener en cuenta que cuando la monta aparece para establecer una jerarquía no va dirigida a humanos, se da entre perros machos, y realmente es muy poco frecuente que la motivación para montar sea ganar control social y establecer una jerarquía.

Además, es importante tener en cuenta que las jerarquías que se puedan establecer entre perros son flexibles, es decir, que un perro puede ser dominante respecto a otro en algunos contextos y sumiso en otros, aunque sean los mismos dos perros. Las relaciones de dominancia y sumisión sirven para resolver conflictos concretos entre dos perros.

¿Lo pueden hacer por juego?

Sí, y lo veremos sobretodo en perros jóvenes que están a punto de alcanzar la madurez sexual. No obstante, también ocurre en perros ya adultos que han aprendido a montar como una conducta de juego más.

¿Puede hacerlo también por estrés?

Sí, la conducta de monta puede aparecer en situaciones de estrés intenso o cuando un perro se siente sobrepasado. En estos casos, utilizan la monta para aliviar ese estrés.

 ¿Y por aburrimiento?

Más que por aburrimiento, la monta puede aparecer por frustración. En general, los perros se frustran cuando tienen unas expectativas elevadas sobre algo que luego no se ajusta a la realidad. Por ejemplo, puede ser que el perro nos esté pidiendo jugar o simplemente quiera nuestra atención y si no lo consigue, se frustre y empiece a montar, o bien a nosotros u otro objeto o individuo.  

¿Hay alguna enfermedad que pueda incitarles a montar?

Efectivamente, hay problemas médicos que pueden ser la causa de la conducta de monta, como por ejemplo infecciones del tracto urinario, problemas de incontinencia urinaria, alergias cutáneas o incluso problemas neurológicos. En esos casos, el veterinario podrá detectar otros signos clínicos asociados al problema médico del perro, además de la conducta de monta excesiva, y hacer un correcto diagnóstico y tratamiento.

Cuando nos montan a nosotros, ¿por qué lo hacen?

Normalmente, como hemos comentado, cuando la monta va dirigida a personas es por juego, sobreexcitación o bien frustración.

¿Debemos evitar este comportamiento?

Cuando es una monta comportamental, sin un problema médico de fondo, la necesidad de evitarla dependerá del propietario. Si resulta ser un comportamiento problemático o desagradable para el dueño, lo mejor es ignorarlo desde el principio, para evitar reforzar la conducta.

Si es que sí, ¿cómo le enseñamos a dejar de hacerlo?

Para tratar un problema de monta, los puntos clave a tener en cuenta son:

  • No reforzar la conducta de monta cuando aparece, lo que significa que cuando el perro nos monte no hay que prestarle atención de ninguna manera.
  • Eliminar el castigo, ya que no suele ser efectivo y además en ocasiones puede incluso reforzar la conducta de monta.
  • Realizar ejercicio de forma regular y combinarlo con sesiones de juego, para reducir el exceso de energía y reducir la conducta de monta.
  • Cuando monte, podemos darle una orden o una secuencia de órdenes (como “sienta”- “tumba”-“patita”) para interrumpir la conducta de monta. Después deberemos premiarlo cuando realice las órdenes que le hemos dado.
  • La castración suele reducir notablemente los problemas de monta, e incluso pueden llegar a desaparecer. Hay que tener en cuenta pero que, si el perro ha aprendido a montar para aliviar estrés o para jugar, podrá seguir haciéndolo aunque se castre.

Anna Jovells, Veterinaria y Etóloga de AniCura Vetamic Clínica Veterinaria

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue