Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Enfermedades más comunes en perros

Hay enfermedades que afectan a especialmente a los perros. Para conocer cuáles son y en qué consisten, Laia Bertan, gerente de AniCura Mima´ns Hospital Veterinari, nos explica todo lo necesario.

Escrito por
Laia Bertran I Gómez

Leishmaniosis

Se trata de una enfermedad infecciosa parasitaria en la que las características del sistema inmunológico del paciente juegan un papel determinante para que este desarrolle cualquiera de las formas de la enfermedad (cutánea y visceral). El protozoo del género Leishmania vive dentro de los mosquitos Flebotomos y los usa como vehículo para llegar, a través de sus picadas, a sus huéspedes (perro, gato, humano, roedores). La transmisión puede ser también transplacentaria (de madre a feto) y sexual (durante la cópula).

Debido a que las condiciones meteorológicas de la costa mediterránea son ideales para el desarrollo de este mosquito, gran parte del territorio español se considera zona endémica de la enfermedad.

La gran diversidad en la presentación de los síntomas puede dificultar su diagnóstico, pero los más habituales son:

  • adelgazamiento,
  • problemas cutáneos,
  • onicogrifosi,
  • problemas articulares y cojeras,
  • alteraciones oculares,
  • vómitos,
  • diarreas y
  • anorexia.  

El diagnóstico se consigue a través de test rápidos, serología IFI o PCR, y los casos positivos deben complementarse con un título de anticuerpos, un proteinograma, una analítica general y un uroanálisis.

Puesto que se trata de una zoonosis y no disponemos de un tratamiento curativo de la enfermedad, la prevención es determinante. En zonas endémicas se consigue mediante el uso anual de antiparasitarios externos, inmunomoduladores y vacunas y en otras zonas con menos incidencia, puede ser suficiente con el uso de antiparasitarios externos en primavera y otoño que son las épocas de mayor riesgo.

Parvovirosis

Enfermedad infecciosa grave y muy contagiosa que afecta principalmente a cachorros pero que también puede afectar a perro adultos no vacunados. Se transmite por el contacto con vómitos y diarreas de perros infectados y los síntomas principales son:

  • vómitos,
  • diarreas,
  • apatía,
  • anorexia,
  • deshidratación y
  • fiebre.

Pese a que todos los perros son susceptibles de sufrir la enfermedad, las razas Rottweiler, Pastor Alemán y Dóberman entre otros, tienen más predisposición a sufrirla.

Dada la gravedad de la enfermedad, es vital actuar al menor síntoma acudiendo al veterinario para que realice un test rápido de antígenos y, en caso de ser positivo, complemente con una analítica general para valorar su estado general y posibles complicaciones. Las probabilidades de supervivencia aumentan significativamente si se hospitaliza al paciente.

La prevención se realiza mediante la primovacunación en cachorros y la revacunación trianual en perros adultos, pero medidas de higiene general, evitar el contacto con perros no vacunados o con heces de perros no vacunados, desparasitaciones internas y externas periódicas, alimentación de calidad y seguir las pautas vacunales propuestas por el veterinario, son también medidas preventivas eficaces para mantener el sistema inmunitario en óptimas condiciones.

Osteoartrosis

Enfermedad articular progresiva, degenerativa y crónica que afecta a perros y gatos y que consiste en la degeneración del cartílago articular y la consecuente neoformación de hueso para estabilizar la articulación. Afecta principalmente a las articulaciones de la cadera, codo, rodillo y columna vertebral.

La sintomatología incluye:

  • cojera en frío,
  • reticencia al ejercicio,
  • disminución de la actividad,
  • rigidez,
  • dificultad al levantarse y al subir escaleras o al coche y
  • manifestación de dolor al manipular al animal.

El diagnóstico se llega a través de la exploración física con la que se localizan puntos de dolor e inflamación en vertebras y articulaciones, así como limitación en el rango de movimiento. Las pruebas de imagen como RX y TAC nos permiten visualizar y cuantificar afectación de las lesiones.

La prevención consiste en mantener un adecuado control del peso, ejercicio moderado, frecuente y nunca explosivo y revisiones anuales que nos permitan detectar zonas dolorosas.

 

Ponte en contacto con un veterinario

Si crees que los síntomas son los adecuados para tu animal, te recomendamos que te pongas en contacto con un veterinario para una consulta.

¿Te ayudó este artículo?

Selecciona lo que se adapta a tu situación o escribelo tú mismo. Apreciamos mucho sus comentarios.

¡Gracias!

Te lo agradecemos

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue