Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Rinotraqueitis felina: ¿qué hacer?

La rinotraqueitis felina es una enfermedad respiratoria común en gatos ya que es bastante contagiosa. Se origina a causa de dos virus principales, el herpesvirus felino y el calicivirus felino, provocando complicaciones en la salud del animal e incluso pudiendo dejar secuelas graves o producir incluso la muerte si no es tratada adecuadamente a tiempo. A continuación, enumeramos cuáles son los principales síntomas de esta enfermedad respiratoria vírica, cómo actuar en caso de tenerla y posibles tratamientos para ello.

Mi gato tiene rinotraqueitis felina, ¿qué debo hacer?

La rinotraqueitis felina es una enfermedad respiratoria que afecta a las vías altas felinas y está provocada por virus determinados. Esta enfermedad es bastante contagiosa ya que se produce a través del contacto con secreciones como lágrimas, mucosidad nasal o estornudos de gatos infectados. En caso de identificar anomalías en el comportamiento de tu gato, es importante acudir rápidamente a un veterinario que pueda realizar un diagnóstico exhaustivo de su estado de salud y descartar la presencia de rinotraqueitis felina.

Síntomas de la rinotraqueitis felina

A pesar de que la rinotraqueitis felina puede aparecer en gatos de cualquier edad, por lo general afecta más a gatos de edad joven. La duración de los síntomas de esta enfermedad vírica puede variar desde la semana hasta el mes dependiendo del tipo de virus que haya provocado la enfermedad.

Los síntomas más comunes son los estornudos, la conjuntivitis, la tos y la hipersalivación. Además, dependiendo del virus y la cepa que afecte al felino, los síntomas pueden ser diferentes: mientras que el herpesvirus puede provocar una queratitis ulcerativa; el calicivirus puede producir neumonía o estomatitis ulcerativa en lengua y paladar. También puede derivar en cojeras, fiebre y en casos hipervirulentos, fallo multiorgánico. En caso de presentar secreciones en vías respiratorias, puede provocar disnea por mecanismo obstructivo.

Otros síntomas relacionados con la gripe felina o rinotraqueitis son la fiebre, la pérdida del apetito, el lagrimeo, las úlceras bucales, la mucosidad u otros síntomas respiratorios. La obstrucción permanente de los senos nasales, la secreción nasal excesiva, el lagrimeo o las infecciones crónicas de los ojos son otros de los síntomas más comunes.

Tratamiento de la gripe felina

Hoy en día no hay un tratamiento curativo para la rinotraqueitis felina. Los tratamientos que se utilizan están enfocados a mantener un buen estado general del gato, tratar infecciones bacterianas secundarias y minimizar los signos clínicos.

Solo se utilizarán antibióticos en caso de que existan infecciones bacterianas secundarias. En el caso de infección por herpesvirus, se utilizan antivirales e inmunomoduladores (como por ejemplo algunos probióticos) y es fundamental la reducción del estrés mediante enriquecimiento ambiental y feromonas felinas. En el caso de Calicivirus, se utiliza la inmunoterapia y en algunos casos serán necesarios antiinflamatorios y analgésicos. En caso de presentar gingivoestomatitis asociada, en ocasiones será necesario realizar extracciones dentales. En la actualidad también se ha estudiado el uso de células madre con buenos resultados.

En ambos casos es fundamental mantener al gato bien hidratado (con comida húmeda, agua a su disposición o fluidoterapia en casos más severos), bien nutrido y realizar una correcta limpieza de las secreciones nasales y oculares.

Además, puede ser necesario administrar diferentes tipos de medicaciones para controlar los síntomas (colirios, nebulizaciones etc) y conseguir así un buen cuidado general que favorezca una recuperación satisfactoria.

 

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.