Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

¿Por qué mi gato vomita? Causas y Tratamiento

Los vómitos en gatos pueden ser un síntoma común en determinados momentos de la vida de nuestro compañero. Este hecho puede deberse a diferentes causas, desde una mala digestión hasta patologías más severas para la salud de los gatos. A continuación, te contamos cuáles son las principales causas que provocan los vómitos en gatos y cómo solucionarlo.

Causas comunes de vómitos en los gatos

Los vómitos en gatos pueden llegar a alarmar a quienes conviven con dichos felinos. Las causas que lo provocan son amplias y no siempre tiene que estar relacionado con enfermedades graves. Por ello, es fundamental que observes la frecuencia de los vómitos y su estado para acudir urgentemente a tu clínica veterinaria en caso de que fuera necesario.

Algunas de las causas más comunes por las que se producen vómitos en gatos son:

  • Gastritis: en ocasiones el estómago de los animales se inflama, bien sea por la ingesta de alimento en mal estado o por otros elementos como fármacos, plantas u otros productos. También puede producirse por cambios bruscos en la alimentación y por alergias alimentarias (RAA). Cuando esto se produce, el organismo animal puede rechazarlo y provocar así el posterior vómito. Es importante acudir a un especialista en caso de que se observe que la gastritis perdura.
  • Pancreatitis: esta enfermedad del páncreas consiste en la inflamación de dicho órgano, lo que provoca una mayor dificultad a la hora de realizar la digestión. La pancreatitis en gatos puede aparecer a cualquier edad y en cualquier raza así que, si notas que los vómitos de tu gato están acompañados de dolor abdominal, apatía y debilidad, acude cuanto antes a tu veterinario.
  • Bolas de pelo: las bolas de pelo son una de las causas más comunes de los vómitos en gatos. De hecho, es bastante común que estos pequeños felinos vomiten el exceso de pelo que hay en su organismo por lavarse demasiado. El acicalamiento excesivo o grooming es un comportamiento patológico, frecuentemente relacionado con problemas de conducta (ansiedad, estrés) o enfermedades de la piel. Por esta razón, es altamente recomendable proporcionarle una alimentación correcta y de calidad que favorezca el tránsito intestinal. Así, un buen cepillado diario también disminuirá la probabilidad de estos tipos de vómitos se produzcan. Los gatos normalmente eliminan por las heces el pelo ingerido al acicalarse. De forma puntual pueden eliminarlo en forma de vómito, pero si esto se observa de forma frecuente puede ser indicativo de enfermedad y debe ser valorado por un veterinario.
  • Demasiada comida: comer en exceso también puede provocar vómitos en gatos al no procesar de manera adecuada dicha cantidad de alimento. Estos “vómitos” se llaman regurgitaciones y suelen producirse justo después de comer o muy poco tiempo después. Este tipo de vómitos pueden ser un indicador de que el gato presenta algún desorden emocional o alguna enfermedad grave como hipertiroidismo o diabetes.
  • Otras enfermedades: a pesar de que son menos comunes, hay otras causas más graves que pueden ser el motivo de aparición de vómitos en gatos. Algunas de ellas son los parásitos, hipertiroidismo, enfermedades hepáticas, inmunodeficiencias o neoplasias.

Remedios y tratamientos para los vómitos de gatos

Existen diferentes remedios y tratamientos con los que dar solución a los vómitos en gatos. Normalmente (siempre y cuando el estado del gato no sea grave ni presente diarrea, deshidratación u otra patología mayor) el primer remedio para los vómitos en gatos es realizar un ayuno de 12 a 24 horas (solo si ha sido un vómito puntual, si es un gato adulto y dependiendo del tipo de vómito). Recuerda ponerle agua limpia y fresca constantemente.

Si tras este tiempo el felino continúa presentando vómitos, acude al veterinario. Ante cualquier duda, es fundamental contar con la opinión de un profesional veterinario que pueda proporcionarle un tratamiento adecuado y eficaz a nuestro gato.

De hecho, al acudir a la clínica veterinaria, realizarían una exploración física y un análisis de sangre u orina para determinar la gravedad de los vómitos y su origen. Sabiendo las causas del problema, el veterinario prescribirá un tratamiento que corte los vómitos en el menor tiempo posible. Además, puede que considere oportuno la administración de algún otro fármaco que acabe también con el problema inicial.

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue