Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

¿Cómo detectar un caso de hernia en gatos?

Los gatos también pueden sufrir hernias de diferentes tipos, por diferentes causas y presentando diversos síntomas. Por ello, es fundamental conocer los rasgos generales de la hernia en gato para poder actuar lo más rápido posible y evitar posibles complicaciones. A continuación te contamos más en profundidad sobre las hernias en gatos, sus causas y tratamientos.

¿Qué es una hernia en gatos?

Una hernia en gatos, al igual que sucede en los humanos, es una pequeña acumulación formada por el revestimiento de una cavidad. Las hernias pueden aparecer cuando el tejido o músculo desarrolla unos tipos de agujeros por los cuales pueden sobresalir algunos órganos internos. Para diagnosticar una hernia en gatos es necesario observar con cautela si el cuerpo del felino presenta algún abultamiento. En caso de presentar alguna anomalía, es importante acudir al veterinario para tratar el abultamiento lo antes posible.

Tipos de hernia en gatos

Los gatos pueden presentar varios y diferentes tipos de hernias. Dependiendo de la zona afectada, recibe un nombre diferente y las dolencias y tratamientos también pueden ser distintos. Así, a grandes rasgos, destacan los siguientes tipos de hernias:

  • Hernia diafragmática: recibe este nombre la hernia localizada en el diafragma, el músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Las causas de su aparición pueden ser hereditarias o por diferentes traumatismos. En cuanto a los síntomas, el gato podrá presentar dificultad respiratoria, rápida o con una posición ortopédica debido a la presión que los órganos ejercen en los pulmones.
  • Hernia perineal: este tipo de hernia ocurre cuando la pared muscular de la pelvis se rompe o se debilita, provocando que algunos órganos de la zona abdominal puedan deformarse a través de esta ruptura. La gravedad aparece si alguno de esos órganos queda atrapado en la hernia, pudiendo provocar mal funcionamiento en su circulación y aumentando las complicaciones de salud del gato. Por lo general, este tipo de hernia suele afectar a gatos machos no castrados y de avanzada edad. Los síntomas suelen ser hinchazón en la zona perianal, estreñimiento, dolor abdominal e incontinencia urinaria.
  • Hernia umbilical: este tipo de hernia afecta al cordón umbilical y es congénita. Cuando el cordón umbilical no cicatriza de manera adecuada, puede aparecer una abertura por la cual se escape grasa y se genera una hernia umbilical. Dependiendo de su tamaño y estructura, los síntomas serán unos u otros, siendo común la aparición de un pequeño bulto en la zona del ombligo.
  • Hernia inguinal: suele ocurrir por una anomalía o defecto en los anillos inguinales por donde transcurre el cordón espermático o el ligamento redondo del útero en hembras. Las hernias inguinales suelen ser hereditarias aunque también pueden aparecer por obesidad, alteraciones metabólicas, nutricionales o durante el embarazo. En cuanto a los síntomas, puede provocar una ligera hinchazón localizada o un estrangulamiento de los tejidos. Por ello, es común que la hernia inguinal provoque dolor, micción frecuente, vómitos e incluso anorexia.
  • Hernia discal: la hernia discal es una enfermedad degenerativa que afecta a los discos intervertebrales, provocando compresión en la médula espinal. Puede ser identificada cuando el gato sufra parálisis del tercio posterior, flacidez en la cola o incontinencia urinaria.

Diagnóstico y tratamientos de hernia en gatos

Las hernias en gatos pueden diagnosticarse fácilmente en la mayoría de los casos ya que se basa en signos y síntomas claros bastante claros. Sin embargo, en ocasiones es necesario llevar a cabo pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico.

En cuanto a los tratamientos, en cada caso dependerá del tipo de hernia, gravedad y salud del gato. Deberá ser el veterinario quien determine si el tratamiento debe ser conservador, farmacológico, mediante terapias de fisioterapia y rehabilitación o llevando a cabo otras medidas para controlar su evolución. Es sumamente importante acudir al veterinario ante la mínima anomalía para garantizar la salud del animal y por si la hernia en nuestro gato pudiera requerir de cirugía.

La evolución de la hernia y el pronóstico dependerá del avance de la hernia, el estado de salud y el momento en que haya sido detectado. Es importante comenzar con un tratamiento lo antes posible para garantizar unos resultados mucho más eficaces ya que a veces los síntomas son muy sutiles.

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue