Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

AniCura Abros Hospital Veterinario logo

Contact us

988 242 266

abroshospital@gmail.com

Parque empresarial Pereiro Aguiar Vial Principal, Parcela 32A, 32710, Ourense

La obesidad felina y canina

La obesidad es la primera pandemia no infecciosa del siglo XXI y también afecta a nuestros amigos de cuatro patas. ¿Cuáles son los factores relacionados con la obesidad felina y canina?

En tiempos de coronavirus parece casi imposible hablar de otra pandemia, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado a la obesidad como la primera pandemia no infecciosa del siglo XXI. Una pandemia que comparten las personas con los perros y los gatos.

¿Influyen los cuidadores en el peso de sus amigos de cuatro patas?

Nuestras mascotas han pasado a ser parte de nuestra familia y por lo tanto queremos compartir con ellas no solo momentos y juegos, sino también nuestro tipo de alimentación. Los cuidadores muchas veces expresamos nuestro afecto hacia nuestros compañeros peludos a través de los alimentos, pero tenemos que ser conscientes de que no debemos basar la forma en la que les comunicamos cariño mediante la comida. No obstante, existen otros factores importantes que también condicionan el peso de las mascotas.

Factores que condicionan su peso

  • Raza. Algunas determinadas razas de perros y gatos cuentan
    con una mayor predisposición a sufrir obesidad.
    Entre las razas de cánidos encontramos: Labrador Retriever,
    Basset Hound, King Charles Cavalier, Cocker
    Spaniel, Beagle, Dálmata, Dachshund, Rottweiler, Golden
    Retriever y razas derivadas de sus cruces. Por su
    parte, entre los gatos destaca el gato común europeo
    de pelo corto como una de las razas más propensas.
  • Estado fisiológico. Las mascotas con algunos estados fisiológicos concretos tienden a aumentar de peso fácilmente. Es el caso de los animales esterilizados, que ven cómo se dispara el medidor de la báscula si no controlan su alimentación. En el mercado hay una gran variedad de alimentos y piensos formulados específicamente para estos animales, que les permiten disfrutar de una sabrosa comida y mantener la línea.
  • Estado patológico. Trastornos endocrinos como el hipotiroidismo, el hiperadrenocorticismo -Síndrome de Cushing- y la diabetes mellitus pueden provocar un aumento de peso considerable en nuestros compañeros. No podemos dejar de mencionar que algunos medicamentos pueden incrementar el apetito como los glucocorticoides, los antiepilépticos y los anticonceptivos.
  • Sexo. Las hembras en los perros y los machos en los felinos son más propensos a tener kilos de más. Los responsables del cuidado de un gato macho o una perrita deben tenerlo en cuenta a la hora de alimentarlos. La elección de la dieta es clave.
  • Edad. Puede que un apuesto cachorrito se haya convertido en un tierno abuelito con obesidad. La incidencia de esta enfermedad es mucho mayor en los animales con edades avanzadas. Al igual que los humanos, el metabolismo se ralentiza con el paso de los años y es necesario llevar a cabo un control más estricto conforme nos hacemos mayores.

Se puede y debe prevenir

Puede que un gatito o perrito con unos kilos de más nos resulte muy gracioso a los humanos. Sin embargo, debemos recordar a los clientes que deben tomarse la dieta y actividad física de sus compañeros animales tan en serio como la suya. La obesidad es una patología. Se relaciona con una disminución de la calidad de vida y de la salud. Puede acarrear enfermedades realmente importantes como la diabetes mellitus, trastornos articulares, cardiovasculares, dermatológicos, respiratorios, urinarios, hipertensión, pancreatitis, hiperlipidemia, esterilidad y cáncer. El incremento de la masa corporal debido al aumento de la grasa se acompaña de una carga excesiva en las articulaciones que deriva en enfermedades ortopédicas, restricción de los movimientos respiratorios y aumento de la presión debido a la grasa visceral que a su vez empeora la incontinencia urinaria.

Además, constituye un riesgo anestésico y quirúrgico muy serio. En este sentido, el asesoramiento y el control por parte del profesional es clave para evitar que el animal sufra obesidad. 

Alicia Fernández Vitali, Auxiliar técnico veterinario especialista en nutrición canina y felina de AniCura Abros Hospital Veterinario.

Más noticias

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue