miedo perros

Como ya hemos visto en muchas ocasiones, igual que nos pasa a nosotros, los perros pueden llegar a sentir miedo: a personas, ruidos, otros perros o a objetos que pongan en riesgo su bienestar. Anna Jovells de AniCura Vetamic Clínica Veterinaria, nos explica los problemas de miedo más comunes y qué podemos hacer para ayudar a nuestros compañeros.

¿A qué suelen tener miedo los perros?

Los problemas de miedo más comunes en perros son: miedo a personas desconocidas, miedo a otros perros, miedo a ruidos fuertes y miedo generalizado, también conocido como Síndrome de privación o Kennelosis.

Cuando hablamos de problemas de miedo en perro, debemos tener en cuenta que hay diversos factores que pueden favorecer que un perro tenga miedo.  

¿Hay razas de perro más propensas a tener miedo?

Debido a que el miedo es un carácter de comportamiento que se hereda y pasa de padres a la descendencia, es posible que algunas razas tengan más predisposición a tener problemas de miedo en comparación con otras. No obstante, hay que tener en cuenta que la raza no es un factor determinante para que un perro tenga miedo. Como hemos comentado, el miedo de los perros viene condicionado también por las experiencias negativas que haya podido tener de cachorro y de adulto, y del manejo de los propietarios.

¿Depende del tamaño?

El tamaño puede influir en que un perro desarrolle más fácilmente miedo hacia objetos, perros o personas que sean más grandes que él. Un perro de raza pequeña puede tener miedo a un determinado estímulo porque desde su perspectiva parece más intimidante. No obstante, no tiene por qué ser miedoso un perro de tamaño pequeño si ha recibido una buena socialización de cachorro, no ha tenido experiencias negativas con ese estímulo ni procede de progenitores miedosos.

¿Qué podemos hacer para ayudarles a superar el miedo?

Cada problema de miedo debe ser tratado de forma individual según cual sea el detonante, la intensidad del miedo, el perfil del perro y el entorno en el que vive. Sin embargo, como medidas generales, cuando un perro tiene miedo se le puede ayudar de varias formas. Con la ayuda de un etólogo, podemos condicionar una zona de la casa, por ejemplo una habitación, para que sea su zona segura, un lugar dónde pueda esconderse y reducir su miedo; también como propietarios podemos procurar no reforzar las respuestas de miedo del animal para que no aprenda a reaccionar con miedo a determinados estímulos y por último, con la ayuda de un educador, podemos acostumbrarle de forma progresiva a los estímulos que le causan miedo, exponiendo al perro a sus miedos, primero a muy poca intensidad e ir aumentando poco a poco, y premiarle mientras no manifieste miedo.

¿Qué no debemos hacer?

Principalmente, hay dos cosas que debemos evitar cuando tenemos un perro miedoso.

¿Cuándo hay que acudir a un profesional?

Será necesario acudir a un profesional en el momento en que el problema de miedo o fobia que tenga el animal se repita de forma frecuente, afectando negativamente a su bienestar. Un profesional podrá establecer un diagnóstico y un plan de tratamiento para ayudar al animal a reducir su problema de miedo y que aprenda a gestionarlo correctamente.

Hay que tener en cuenta que los tratamientos de problemas de conducta requieren tiempo, y la implicación de los propietarios es imprescindible.

Anna Jovells de AniCura Vetamic Clínica Veterinaria