desparasitacion mascotas

¿Por qué desparasitar a los perros y los gatos?

La desparasitación es algo fundamental, ya que afecta a su salud, pero también a la nuestra. Al contrario de lo que sucede con otras patologías que solamente les afectan a las mascotas y no nos las pueden transmitir, la transmisión de parásitos es sencilla, rápida y frecuente. Desde AniCura Velázquez Hospital Veterinario, te contamos las consecuencias de la no desparasitación y te damos claves para saber en qué consiste.

En muchas ocasiones, el parásito no es visto por el propietario hasta que la infestación es grave, por ello desparasitar a nuestras mascotas es algo prioritario. 

Si no se han tomado medidas preventivas, los parásitos serán mucho más costosos de eliminar (en tiempo y dinero), y, además, puede interferir con los calendarios vacunales, disminuir las defensas y hacerles más propensos a padecer otras enfermedades.

¿Es segura para ellos la desparasitación y cuáles son las consecuencias?

Hoy en día el nivel de seguridad de los antiparasitarios es muy alto, pero no debemos olvidar que son medicamentos, y pueden, por tanto, tener efectos secundarios no deseables.

Estos efectos se dan pocas veces, pero deben ser tenidos en cuenta, y si se producen, se debe cambiar el antiparasitario a utilizar las siguientes veces.

Entre los efectos secundarios más comunes pueden darse diarreas y vómitos con antiparasitarios internos, y reacciones alérgicas tópicas con los externos. Ante la duda de cómo administrar un antiparasitario se debe consultar siempre con un veterinario, y usar en cada especie únicamente los antiparasitarios destinados a ella, el no hacerlo puede tener graves consecuencias.

¿Qué parásitos u otras infecciones pueden tener?

En este caso, hablaríamos de infestaciones, ya que nos estamos refiriendo a parásitos internos y externos (usamos el término infección cuando hablamos de bacterias y virus).

¿En qué consiste la desparasitación externa e interna de perros y gatos?

¿Cada cuánto hay que desparasitarles?

Esto depende muchísimo de las condiciones de vida de cada animal y su familia. La recomendación “estándar” sería desparasitar internamente cada 3 meses. La desparasitación interna varía según el producto que se utilice, siendo el rango entre 1 y 6 meses. Si el animal sale mucho al campo, tiene mucho contacto con otros perros o ganado, etc, la desparasitación debería ser más exhaustiva que en un perro que vive en un piso, por ejemplo. La situación de la familia también es importante, puesto que si hay en casa mujeres embarazadas, bebés, personas muy mayores o con inmunidad comprometida la desparasitación interna debería hacerse más frecuentemente.

¿Qué puede pasar si no lo hacemos?

Si no lo hacemos estamos dejando desprotegida a nuestra mascota. Los parásitos son algo de lo que muchas personas no se preocupan hasta que ya son visibles (gusanos en heces, garrapatas…) o hasta que les afectan a ellos (en el caso de las pulgas es frecuente no darnos cuenta hasta que empiezan a aparecernos picaduras). Muchas veces, cuando esto sucede, la infestación es tal que es mucho más difícil erradicarla. 

¿Nos pueden pasar enfermedades por una mala desparasitación?

Si el antiparasitario utilizado no tiene cobertura suficiente o si nos olvidamos de ser regulares a la hora de desparasitar nos estamos poniendo en riesgo. Tampoco debemos olvidar que algunos parásitos no van solos, es decir, funcionan como hospedadores de otros microorganismos que pueden causarnos enfermedades muy graves, como las garrapatas, que no solamente son un problema en sí mismas, sino que pueden transmitir enfermedades tan graves como la enfermedad de Lyme o la Ehrlichosis.

Paloma Ballester, veterinaria de AniCura Velázquez Hospital Veterinario