quitar las pulgas al perro

Consejos para quitar las pulgas a tu perro

Con la llegada de las altas temperaturas la aparición de pulgas puede convertirse en uno de los mayores quebraderos de cabeza para quienes tienen perro.

Estos pequeños parásitos pueden permanecer en el pelo de nuestra mascota y llegar a transmitirle alguna enfermedad, además de ocasionarles picores y posibles problemas de piel. Además, las pulgas no suponen sólo un peligro para el animal, también pueden ser un problema que llegue a afectar a quienes conviven con ellos.

¿Cómo saber si mi mascota tiene pulgas?

Estos insectos provocan malestar y picor en nuestros animales, por lo que el signo más común es que veamos que nuestra mascota se rasca más de lo normal, especialmente en la zona lumbar y la zona del rabo.

Además, si nuestro perro o gato es alérgico a la saliva de la pulga, podría desarrollar problemas de piel mayores. Las pulgas pueden llegar a ser difíciles de detectar, pero con un examen rápido de la piel de nuestro animal, rápidamente observaremos la piel irritada, e incluso se pueden llegar a observar las pulgas. Si es así, lo aconsejable es visitar al veterinario.

Otro modo efectivo, es revisar el pelaje de nuestro animal con un peine para pulgas y una toallita húmeda. Si caen a la toallita unos copos de color óxido según se va peinando, lo más probable es que nuestra mascota tenga pulgas.

Consejos para quitar las pulgas a tu perro

La prevención es siempre la mejor forma de evitar la aparición de las pulgas y sus posibles consecuencias. Para ello, lo más recomendable es acudir al veterinario para conocer qué producto es el más eficaz para proteger a nuestra mascota. Lo recomendable es tenerles protegidos durante todo el año.

Hay muchos remedios contra las pulgas. La mayoría de las veces los productos que actúan frente a otros parásitos, como las garrapatas, también actúan contra las pulgas.

En el caso de tener problema de pulgas, el tratamiento se deberá intensificar, acompañándose de baños con productos específicos para acabar con ellas.

Consulta a tu veterinario cual es el mejor producto y ten en cuenta que si tienes más de un animal, deben ser todos tratados. Si tenemos en cuenta que tan sólo el 5% se encuentran en el anfitrión, el otro 95% están en el resto de la casa. Se necesita una limpieza a fondo, con aspirado y lavado de ropa de cama, fundas, y otros textiles que haya en casa. A menudo es un trabajo agotador hasta que nos libramos de ellas, pero merecerá la pena y ¡nuestra casa quedará reluciente!

Actualmente existe una amplia gama de productos, adaptándose mejor a las necesidades de cada propietario. Hay productos en pastilla, en spray o en formato de pipetas. Tu veterinario puede ayudarte en la elección del mejor tratamiento