Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Extracción dental

Existen diferentes motivos por los que se hace necesario extraer un diente a un gato o un perro. Es importante que no quede ningún resto de la raíz, lo cual causaría problemas persistentes al animal.

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

Si hay un diente fracturado en el que la pulpa ha quedado al descubierto o una pieza que muestra reabsorción dental (FORL por sus siglas en inglés), puede ser necesario proceder a su extracción a fin de evitar molestias continuas.

La extracción también puede requerirse si el perro o el gato sufre periodontitis avanzada. La extracción se lleva a cabo bajo anestesia general. Puede realizarse al mismo tiempo que otro tratamiento, como eliminar el sarro y pulir, y va precedida de un examen exhaustivo de la boca y los dientes.

Antes de decidir realizar una extracción, y para comprobar que se ha extraído el diente entero con sus raíces, se realizan radiografías específicas. En ocasiones, se concierta una nueva visita para realizar la extracción.

El perro o el gato recibe el alta el mismo día de la intervención. Los cuidados posteriores incluyen la toma de analgésicos, la limpieza bucal con agentes bactericidas y una dieta blanda/húmeda.