Tenemos nueva web

Esperamos que la disfrutes. Con todas estas novedades, pueden producirse errores, por lo que pedimos disculpas si un botón no funciona o si algunos links o enlaces no son perfectos. Estamos trabajando para que todo salga bien.

Cinta subacuática

El entrenamiento dentro del agua puede realizarse con ayuda de una cinta subacuática o "water treadmill", un equipo de entrenamiento adaptado principalmente a los perros en el que el animal camina sobre una cinta dentro del agua. El nivel del agua y la velocidad de la cinta se regulan en función del tipo de lesión, de la edad y el estado actual del perro.

Póngase en contacto con un veterinario

Si cree que los síntomas son los adecuados para su animal, le recomendamos que se ponga en contacto con un veterinario para una consulta.

El agua reduce la carga de las articulaciones a la vez que ofrece resistencia, la cual aumenta en relación con la velocidad del movimiento. Gracias a que el agua alivia el peso de las articulaciones, es posible modificar los patrones de movimiento del perro.

Asimismo, el agua proporciona una cierta estabilidad, lo cual constituye una gran ventaja para los pacientes con un mal equilibrio, por ejemplo, en caso de lesiones de la columna.

El entrenamiento acuático refuerza con gran eficacia toda la musculatura dorsal longitudinal y los músculos de las patas, estimulando además el aparato locomotor en su conjunto, a la vez que tiene un efecto relajante.

En comparación con la natación o hidroterapia, la ventaja de la caminadora acuática reside en que el perro debe utilizar las cuatro patas y no solo trabajar con las delanteras. Además, la velocidad y la resistencia pueden regularse mediante el nivel del agua, lo cual permite controlar mejor el entrenamiento e individualizarlo, mejorando así las condiciones para conseguir una rehabilitación eficaz.

Este tipo de entrenamiento es adecuado como rehabilitación tras lesiones y para perros sanos que necesitan mejorar su condición cardiovascular y de fuerza o perder peso.

La cinta subacuática también es una alternativa excelente para los perros a los que no les entusiasma bañarse, ya que al tener contacto constante con el suelo se sienten más seguros. Tras una introducción pausada, los perros a los que no les gusta el agua también suelen acostumbrarse a la cinta subacuática.

Error

Ha ocurrido un error. Esta aplicación puede no responder hasta que no se recargue