Cardiología

La cardiología es la especialidad de la medicina veterinaria que diagnostica y trata las enfermedades cardiovasculares, es decir, las patologías que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos de las mascotas.

Dichas patologías las podemos observar en numerosos tipos de razas, incluso en mestizos, y a cualquier edad. Se pueden dividir en dos grupos: las enfermedades cardiacas congénitas, diagnosticadas en su mayoría en el primer año de vida del cachorro, y que son debidas a malformaciones en el desarrollo embrionario; y las enfermedades cardiacas adquiridas, que se desarrollan en la mediana edad y en la geriatría, y que pueden ser de causa genética o debidas a factores externos como la alimentación, enfermedades hormonales, fármacos, enfermedades infecciosas o inflamatorias. La cardiopatía más diagnosticada en la población canina es la enfermedad valvular degenerativa y en el gato es la cardiomiopatía hipertrófica.

Para llegar al diagnóstico se utiliza equipamiento especializado como el electrocardiograma, el medidor de la presión arterial, la monitorización mediante Holter o la ecocardiografía.

Es fundamental que ante cualquier signo detectado de alteración en el aparato cardiovascular (el signo más típico es el soplo cardiaco), se realice un pronto estudio cardiológico, puesto que se ha demostrado que un rápido diagnóstico y un buen control de dichas enfermedades aumentan considerablemente la calidad de vida y supervivencia de la mascota que la sufre.