Setter Inglés

El setter inglés desciende de un linaje de perros de caza y hoy en día sigue siendo un buen compañero en ese deporte. Pero no hace falta que seas cazador, ya que es, en general, un buen perro de compañía en todos los ámbitos, gracias a su actitud sociable, juguetona y cariñosa. Si eres una persona activa, puede que esta raza se adapte bien a ti.

Setter Inglés

Información Básica

Origen

El setter inglés es una raza noble y bonita con una historia centenaria. La denominación de la raza como setter inglés empezó a usarse a principios del siglo XVIII, pero no fue hasta mediados del XIX que empezó a desarrollarse y a tomar forma. Como su propio nombre indica, el setter inglés es oriundo de Inglaterra y se dice que el inglés Edward Laveracks tuvo bastante que ver con el desarrollo de la raza. Con ayuda de la endogamia y una cuidada selección de apareamientos, desarrolló una raza de setter que recibió el nombre de Laverack, y fundó la base para el setter moderno. El setter inglés se crió para ser un perro pastor que disfrutara del tiempo con su familia de cazadores tanto en el campo como en el bosque. Su tarea principal consistía en encontrar y señalar a aves de caza, como faisanes y urogallos.

Carácter

El setter inglés es un perro afable y social que necesita mucha compañía humana. Pero quizá lo más importante es que necesita mucha actividad y ejercicios. Dados sus orígenes, es una raza formada con una vida activa y una tarea en la que centrase. Si puedes satisfacer las necesidades del setter inglés, también disfrutarás de un perro tranquilo y cariñoso en casa.

El setter inglés es afectuoso y fiel con los miembros de su familia. Es tolerante y paciente, por lo que es ideal para familias con niños y otras mascotas. Además, estos perros son los compañeros de juego más activos.

No se puede negar que el mejor dueño para un setter es una persona que practica la caza y que tiene un jardín muy grande, pero si le das todo el ejercicio que necesita, también puede progresar en todo tipo de entornos.

Nivel de actividad


Si no eres una persona activa, quizá deberías decantarte por otra raza. Como ya se ha mencionado, el setter inglés requiere muchísimo ejercicio y tiene un nivel de actividad alto. Además de los paseos regulares, deberías ofrecerle más actividades físicas exigentes. Por ejemplo, deja que el perro corra a sus anchas en una zona grande y vallada, que vaya al lado de tu bicicleta o llévatelo de excursión.
Claro está que si tuviese la oportunidad de ir a cazar o de hacer entrenamientos de caza, esa sería su actividad ideal. Siempre que encuentres maneras de mantener a tu setter inglés activo y de poner a prueba su inteligencia, todo irá bien.

Además, esta raza es buenísima en deportes caninos como la obediencia, la agilidad y el rally.

Además de la importancia del ejercicio, es igualmente necesario adiestrar al setter inglés para que actúe bien durante las sesiones de caza.

 

Cuidado del pelaje

Puede que esta raza tenga el pelaje largo, pero no hace falta cuidarlo demasiado. Cepíllalo cuando sea necesario y córtale el pelo alrededor de las garras durante el invierno para que no se acumule la nieve.

 

Adiestramiento

El setter inglés es una raza inteligente que tarda en alcanzar la madurez. Aun así, una vez aprendido algo, no se le olvida. Se lleva bien con las personas, pero también está perfectamente solo dados sus orígenes como perro de caza, acostumbrado a alejarse del cazador y tomar sus propias decisiones. Entrena a tu setter inglés para que aprenda costumbres y estímulos positivos, y disfrutarás de un compañero estupendo.

No es una raza con gran tendencia a ladrar, pero dada su naturaleza alerta, es un buen perro guardián. Puede que ladre para avisarte de que alguien se está acercando al territorio familiar, pero en cuanto se le presentan personas nuevas, es un perro muy afable.

Tamaño y peso

El setter inglés es una raza de tamaño medio con un cuerpo fuerte y resistente. Los machos miden 65-68 cm y las hembras 61-65 cm. Suelen pesar entre 20 y 36 kg.

Color

El color del setter inglés es blanco con motitas de diferentes colores, como negro o pardo.

Particularidades de esta raza

Los criadores de esta raza se plantean diferentes objetivos para el perro. Algunos se centran más en desarrollar sus habilidades para cazar y otros se interesan más por su apariencia física. Por lo tanto, cuando pienses en hacerte con un setter inglés, debes tener en cuenta qué aspecto te interesa más.

Como hemos dicho, para que este perro se sienta bien, necesita un dueño activo que le ofrezca oportunidades para cazar (si esa es la vía que tomas).

Enfermedades hereditarias

El setter inglés es una raza por lo general sana, pero que puede padecer displasia de cadera y lipofuscinosis ceroidea neuronal.

Alimentación

Esta raza tiende a engordar con facilidad, así que presta atención a la cantidad de comida que ingiere y a su físico. Aun así, la cantidad de comida que le des a tu setter depende de sus propiedades y estado de salud. Algunos de los factores que hay que tener en cuenta son la edad, el tamaño, el nivel de actividad y el metabolismo. Consulta a tu veterinario si tienes alguna duda sobre las rutinas alimentarias de tu perro.

Tipo


Perro deportivo

Cinco datos curiosos sobre el setter inglés

  1. Se desarrolló en Inglaterra para cazar, con la tarea principal de encontrar y señalar aves de presa.
  2. Tiene un nivel de actividad alto, y la raza requiere mucho ejercicio para estar feliz y sana.
  3. Es un perro social que necesita mucha compañía para progresar.
  4. El setter inglés es de color blanco con motitas de diferentes colores.
  5. Los criadores se centran en sus habilidades para cazar o en sus cualidades físicas. Mira bien qué vía te interesa más antes de hacerte con un setter inglés.

¿Qué raza de perro es adecuado para mi?

Realiza el Test