Siamés

Si estás buscando un compañero inteligente, cariñoso y muy parlanchín, el siamés es tu raza. Pero asegúrate de que tienes lo necesario. Este curioso y activo charlatán necesita mucha atención y puede ser absorbente.

Siamés

Información Básica

Origen

El siamés es una antigua raza cuyos orígenes se remontan a Tailandia, un país anteriormente conocido como Siam. Unos antiguos manuscritos que datan del siglo XIV demuestran que esta raza existe desde hace siglos. Los monjes los consideraban sagrados y los tenían como animal de compañía, y no para cazar ratones, en numerosos monasterios.

La raza hizo su entrada en el mundo occidental a finales del siglo XIX. Al igual que muchas otras razas, se introdujo primero en Inglaterra, en el Crystal Palace Cat Show en 1871. Le llamaban el «gato real de Siam».

La popularidad de la raza despegó rápidamente entre las clases media-alta británica y estadounidense, que empezaron a importar gatos siameses de Asia. Comenzó la cría en occidente y así se incrementó su popularidad. En 1946, la Asociación Internacional del Gato (TICA, por sus siglas en inglés) aceptó al siamés como raza oficial.

Carácter

El siamés es un gato inteligente con una curiosidad infinita. Prepárate para un gato social y exigente que se convertirá en tu mejor amigo. Adora a su familia humana y hará lo posible para inmiscuirse en cualquier cosa que hagas. Si buscas a un gato silencioso y tranquilo, piénsatelo dos veces. El siamés es sumamente parlanchín y terco, y es famoso por su fuerte y ronca voz. Puedes estar seguro de que este compañero te supervisará y hablará durante todo el día, ya sea para pedirte comida, ver qué estás haciendo o si cree que no le prestas suficiente atención. Al ser un gato tan inteligente, encontrará cosas con las que entretenerse si no estás en casa. Que no te sorprenda si abre armarios, abre grifos, busca nuevos escondites o se entretiene viendo la tele.

Al ágil y atlético siamés le encanta jugar. Como es un gato sagaz, le gustan las actividades que ponen a prueba su intelecto, como trucos, rompecabezas o juguetes interactivos. Y un gran rascador donde pueda trepar. No le gusta quedarse solo durante largos periodos. Si tienes que marcharte de casa, asegúrate de que tenga algo divertido que lo mantenga activo.

Aspecto, tamaño y peso

El siamés, que posee un tamaño mediano, posee dos líneas: la tradicional y la de concurso. A la primera también la llaman «siamés de cabeza de manzana» y tiene cabeza redondeada y cuerpo fornido. El siamés de concurso posee un cuerpo tubular con largas patas y cola, y cabeza cuneiforme con orejas grandes y triangulares. Sus ojos son azules y almendrados y su nariz, larga y recta. Tiene un corto pelaje colorpoint sobre un fondo más claro. Un macho adulto pesa entre 4 y 6 kilos, y una hembra, entre 2,5 y 4,5.

Color

Al tener un patrón colorpoint, el color de su cabeza, patas y cola es distinto al del resto del cuerpo. La Asociación Internacional del Gato (TICA, por sus siglas en inglés) estima que los colores colorpoint normales son: marrón foca, chocolate, azul y lila, aunque también podemos encontrar más. Dichos colores a menudo se mezclan con otros como el crema, el marfil o el blanco en el resto del cuerpo del gato.

Cuidados del pelaje

El pelaje corto y suave del siamés es fácil de cuidar. Peinarlo con un peine de acero para quitarle los pelos muertos y aplicarle aceites corporales una vez a la semana basta para mantener el pelaje en perfecto estado.

Particularidades de esta raza 

Ya hemos hablado de la característica más famosa (o infame) del siamés: su fuerte voz. Habla mucho más que otras razas, así que prepárate para las charlas y conversaciones diarias con tu peludo.

El siamés es la opción perfecta para familias con niños y perros, siempre y cuando sean amigos de los gatos, evidentemente. Le encanta la atención que recibe y jugará a traer cosas o aprenderá trucos como los compañeros perrunos de la familia. Cuando te sientes en el sofá o te tumbes en la cama, probablemente el siamés se pondrá en tu regazo o a tu lado bajo las sábanas.

Enfermedades hereditarias

Al igual que todas las razas, puede sufrir enfermedades de origen genético. El siamés puede sufrir amiloidosis, una enfermedad que ataca cuando un tipo de proteína (amiloide) se deposita en los órganos del felino, sobre todo en el hígado. En los gatos siameses también podemos observar cardiopatías congénitas, asma y enfermedades bronquiales. Algunas líneas de la raza son más proclives al cáncer, como el linfoma mediastínico, y a ciertos tumores intestinales. También se ha observado atrofia progresiva de la retina (PRA, por sus siglas en inglés) y displasia de cadera. Algunos siameses sufren una extraña afección llamada «pica», que hace referencia a la ingesta de cosas no comestibles, como plástico, ropa u otros objetos. No se sabe a ciencia cierta cuál es la razón de este comportamiento, pero existen pruebas de que podría ser una enfermedad genética.

Alimentación

Al igual que para todos los gatos, lo mejor es una dieta equilibrada para asegurarte de que recibe las cantidades adecuadas de nutrientes, vitaminas y minerales. Se recomienda un balance adecuado de comida seca y húmeda en aras de la salud y vitalidad del gato. Cuando tu siamés sea un aventurero gatito en pleno crecimiento necesitará comida rica en proteínas y grasas. También existe comida específica para gatos esterilizados y seniors que ayudan a prevenir la obesidad. No dudes en consultar a tu veterinario si tienes dudas a la hora de escoger la comida correcta para tu mascota.

Cinco datos curiosos sobre el siamés

  1. Lo apodan meezer debido a su fuerte voz y a sus charlas constantes.
  2. A los siameses no les gusta aburrirse, así que mantenlo activo. Les encantan los rompecabezas que los ponen a prueba, jugar a traer cosas, el entrenamiento con clicker y aprender trucos. ¿Por qué no probáis las carreras de agilidad?
  3. Si trabajas demasiado o no puedes darle la atención que necesita, es aconsejable que tengas un perro o un segundo siamés de la misma camada para que le haga compañía.
  4. Un paseo con correa no suele suponer un problema para el siamés. Les encanta descubrir nuevos sitios a tu lado.
  5. Los siameses pueden ser bastante absorbentes. Por ello, asegúrate de que tienes lo necesario antes de conseguir una de estas inteligentes y cariñosas criaturas.

¿Qué raza de gato es adecuado para mi?

Realiza el Test