Ragdoll

¿Has visto alguna vez a un gato tumbado boca arriba a los pies de la cama, con las piernas estiradas en todas direcciones y con la cabeza colgando del borde como si tuviera la columna partida por la mitad? De ser así, probablemente has conocido al ragdoll. Esta flexible bola de pelo es un compañero excelente y todo un encanto.

Ragdoll

Información Básica

Origen

El ragdoll es una de las razas más recientes, que se remonta a los años sesenta en California. Todo comenzó en la casa de Ann Baker, que quería desarrollar una raza de gato grande de pelo largo y una personalidad dulce. El ragdoll se originó a partir del apareamiento entre una hembra blanca llamada Josephine y varios machos de pelo largo y ascendencia desconocida que Baker encontró en el barrio. Baker seleccionó a gatos con el característico patrón himalaya. Los birmanos, burmeses y persas se incorporaron al proceso de cría poco después. Esto creó dos líneas: la línea clara y la línea oscura, que hacen referencia al color y a los patrones. Todos los ragdolls modernos descienden de estas dos líneas.

La raza no se registró oficialmente hasta los años noventa, pero su popularidad despegó y en la actualidad es una de las razas de gatos más cotizadas.

Carácter

El ragdoll tiene un carácter amable, dulce y cariñoso. Probablemente se le conoce sobre todo por su habilidad para relajar el cuerpo por completo, como las muñecas de trapo. Que no te extrañe si tu gato se duerme en tu regazo boca arriba con las patas estiradas en todas direcciones.

Los ragdolls tiene un carácter dulce y adoran a su familia. Le encanta ver qué estás haciendo y acercarse sigilosamente para restregarte la cabeza. Sin embargo, no requiere demasiada atención siempre y cuando pueda estar cerca de ti e ir y venir según le plazca. Es una raza con la que se puede vivir fácilmente, es muy sociable y se lleva bien con la mayoría de las personas y mascotas, como otros gatos y perros. Suele llevarse genial con los niños y no le importa participar en los juegos.

Aspecto, tamaño y peso

El ragdoll es un gato de gran tamaño y puede parecer imponente con su largo pelaje, sobre todo en invierno. Las hembras suelen pesar de 4 a 6 kg y los machos pueden llegar a los 9 kg. Pueden pasar varios años hasta que alcance su tamaño completo, normalmente cuatro. Su cuerpo es grande y musculoso, con un robusto cuello, patas redondas y peludas y una cola tupida. Tiene la cabeza ancha con una suave forma de triángulo, nariz ligeramente curva y orejas medianas con las puntas redondeadas.

Color

Podemos encontrar al ragdoll con tres patrones: mitted, bicolor y colorpoint. El último no tiene nada de blanco, mientras que los otros dos tienen partes blancas. El ragdoll es una de las pocas razas de gatos en las que se permite el blanco en combinación con el mitted. Tiene los ojos azul claro y el cuerpo de color claro con zonas más oscuras (cara, orejas, patas y colas). El gato ragdoll puede tener la cara más oscura o un patrón himalaya blanco rodeando la nariz y la boca.

Cuidados del pelaje

El pelaje es largo y tiene una delgada capa inferior. Hay que peinarlo muy bien una vez a la semana durante todo el año para evitar que los enredos se conviertan en dolorosos nudos. No te olvides de peinarlo minuciosamente en el estómago y alrededor de las patas.

Particularidades de esta raza

Esta raza es famosa por la flexibilidad de su cuerpo y por su habilidad para relajarse por completo. Pueden dormir prácticamente en cualquier posición, como si no tuvieran ni un solo hueso. No obstante, eso no significa que no sientan dolor alguno o que lo puedas coger como quieras. Cuando lo cojas en brazos, sujétalo bien con ambas manos o puede que le hagas daño.

Enfermedades hereditarias

Por lo general, los ragdolls gozan de una buena salud, pero al igual que tantos otros gatos con pedigrí, pueden ser portadores de enfermedades hereditarias. Una afección que podría ser preocupante es la miocardiopatía hipertrófica (MCH), la cardiopatía más común de los gatos en general. Esta causa un agrandamiento del miocardio y puede detectarse con un ecocardiograma.

Alimentación

Los ragdolls son gatos bastante grandes, pero eso no quiere decir que debas alimentarlos de forma proporcional. En realidad, tu ragdoll no necesita ninguna comida especial, y siempre y cuando sea saludable y nutritiva la comida seca o húmeda es perfecta.

Cinco datos curiosos sobre el ragdoll

  1. El ragdoll puede ser muy flexible, casi como si no tuviera huesos, como las muñecas de trapo.
  2. Tienen un carácter dulce y son unas criaturas muy sociables.
  3. Gracias a su sociabilidad, se llevan bien con niños, otros gatos y perros.
  4. Se trata de una raza moderna creada en California en la década de los sesenta.
  5. Su pelaje es largo y tiende a enredarse, por lo que necesita un peinado regular.

¿Qué raza de gato es adecuado para mi?

Realiza el Test