Las afecciones dentales son comunes en perros y gatos. Alrededor del 80 % de los animales adultos presentan alguna forma de problema odontológico, pero puede ser difícil descubrir si el perro o el gato tiene dolor por este motivo. La mejor forma de mantener la dentadura del animal en buen estado es cepillarle los dientes a diario.

San Julio Centro Veterinario

Calle San Julio 9 28002 Madrid
Vea direcciones 915619982

Al igual que en los seres humanos, en los perros y los gatos también se acumula una capa de placa que, de no eliminarse, causa gingivitis. Esta película apenas visible se acaba convirtiendo en sarro, y la combinación de la placa y el sarro con la gingivitis provoca a largo plazo que los cuellos dentales queden descubiertos y que se desarrolle periodontitis o piorrea.

Sin embargo, es muy probable que gran parte de las mascotas no toleren el cepillado y se resistan a él. En este caso debe consultar con nuestros veterinarios para contemplar otras opciones de cuidado dental.

Síntomas de la periodontitis:

Además, los gatos pueden desarrollar otra patología denominada reabsorción dental (FORL por sus siglas en inglés), consistente en una destrucción de partes del diente desde el interior. Puede darse también en perros, pero es menos común.

Lo que puedes hacer por la salud de tu mascota

Las patologías dentales y gingivales pueden prevenirse cepillando cada día los dientes para eliminar la placa.

Los accesorios masticables son, sin duda, útiles, pero distan mucho de la eficacia del cepillado.

Es importante empezar a cepillar los dientes cuando el animal todavía es muy joven para que se convierta en una actividad diaria natural tanto para ti como para tu perro o tu gato. Muchas personas observan que, a raíz de ello, mejora mucho su contacto con el animal. Introduce el cepillado gradualmente: la primera vez cepilla solo durante unos pocos segundos y ve aumentando el tiempo del cepillado.

Existen dentífricos específicos para animales, pero la parte más importante de la limpieza es la mecánica, es decir, la acción del cepillo. No se deben utilizar dentífricos para seres humanos porque no se deben tragar.

Consulta odontológica

Puedes concertar una cita con nosotros para realizar una primera valoración de los dientes de tu mascota y, si fuera necesario, después se concertará una fecha para la limpieza dental.

A fin de realizar una valoración completa, se puede llegar a necesitar radiografías de las raíces dentales para saber con seguridad que los dientes del animal no presentan ningún problema. Antes del tratamiento, el veterinario examinará al perro o al gato, le auscultará el corazón y evaluará si la anestesia entraña un riesgo mayor; para esta evaluación de riesgos a veces se suele requerir un análisis de sangre.

Tratamiento dental

Todos los tratamientos dentales se realizan bajo anestesia inhalatoria para minimizar el riesgo de que el perro o gato inhale partículas llenas de bacterias que se desprenden al eliminar el sarro, dado que podrían provocarle una neumonía.

El grado de periodontitis o reabsorción dental del paciente determinará la extensión del tratamiento. Los estadios iniciales de periodontitis se tratan eliminado el sarro y puliendo los dientes bajo anestesia, en combinación con medidas preventivas en casa. Los estadios más avanzados suelen requerir además la extracción de algún diente y, en algunos casos, cirugía gingival.

En el tratamiento dental se examinan los dientes y las encías, se miden las posibles bolsas periodontales y se radiografían las raíces. El sarro se elimina con un instrumento ultrasónico con una punta metálica redondeada, que vibra contra la superficie del sarro.

Los dientes más viejos pueden presentar tinciones que no sea posible eliminar. Después de eliminar el sarro, suelen pulirse los dientes para que la superficie del esmalte quede más lisa y se ralentice la formación de nuevos depósitos de placa.

Si hay poco sarro, puede resultar sencillo raspar los dientes del perro o del gato sin anestesia, pero es un método menos adecuado porque no se consigue llegar a la placa y al sarro situados debajo del borde de la encía. Además, el raspado puede dañar el esmalte.

Cuidados posteriores

Después del tratamiento dental, el perro o el gato puede tener la boca dolorida, en cuyo caso es conveniente darle una dieta blanda durante varios días. También es frecuente que se prescriban analgésicos.

San Julio Centro Veterinario

Calle San Julio 9 28002 Madrid
Vea direcciones 915619982