Las radiografías de articulaciones como la cadera y codo son utilizadas para diagnosticar displasias o trastornos en el desarrollo del perro de origen hereditario.

Las radiografías PennHIP miden el grado de laxitud de cadera en un perro y solamente pueden ser realizadas por veterinarios con una formación específica en esta técnica y que han sido certificados.

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802

Radiografías de cadera y codo

Las displasias de cadera y de codo son trastornos del desarrollo que tienen origen hereditario y que afectan a perros de numerosas razas.

La evaluación y registro centralizado del estado de las articulaciones de la cadera y codos del perro forma parte del programa de preservación genética de los Kennel Club .
Para que el resultado sea oficial, el ejemplar debe haber sido identificado y tener una edad mínima de 12 meses en el momento de efectuar la radiografía, si bien con algunas razas se aplica un límite mínimo de 18 meses. Deberá llevarse a la radiografía el certificado de registro del perro para acreditar su identidad.

La sedación es obligatoria en las radiografías oficiales de articulación de cadera. Las sustancias usadas en la sedación durante dicho procedimiento se incluyen en el reglamento nacional sobre dopaje de perros. Por tanto, el animal no podrá participar en exhibiciones, pruebas, competiciones ni entrenamientos durante un período de carencia. Para averiguar el período de carencia aplicable, el dueño debe conocer el compuesto que se va a suministrar o que ya se ha administrado al animal.

Radiografía Pennhip o radiografía de distracción

Este método radiográfico, que se aplica desde 1982 en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), mide el denominado Índice de Distracción (ID) de la articulación de la cadera, es decir, su laxitud.

La ventaja de predecir si el perro va a tener problemas de cadera reside en que el veterinario puede asesorar sobre cómo criar y entrenar al cachorro y, si procede, realizar una cirugía a fin de reducir la artrosis articular.

Con la técnica Pennhip, también se obtiene información valiosa para la cría, al permitir seleccionar los ejemplares con un ID más bajo y saber pronto cuáles no son adecuados para la reproducción.

El método PennHIP realiza su evaluación sobre la base de las radiografías en tres posiciones. Comparando las imágenes se puede medir la laxitud de la cadera, si bien la segunda y la tercera son las que contribuyen principalmente a la medición. En la radiografía de compresión se marca un punto central en el círculo formado por el acetábulo y otro en la cabeza femoral. En la posterior comparación de estos dos puntos con la radiografía de distracción (patas con carga), se puede evaluar el grado de desplazamiento de la cabeza femoral respecto a su fijación, calculando a qué distancia se encuentran estos dos puntos.

El índice de distracción como instrumento de medición

Para medir la laxitud articular, el método PennHIP utiliza una escala propia denominada Índice de Distracción (ID), que va de cero a uno. El 0 indica que la cadera no tiene ningún defecto y el 1 que la cadera está gravemente luxada. Cuanto más bajo es el ID, mejor ajustada está la cadera. Si el cálculo obtiene un valor inferior a 0,3 ID, el perro tiene una cadera sin laxitud. Estos valores son reproducibles, es decir, se obtiene el mismo resultado cada vez que se realiza la evaluación y también si se vuelven a realizar las radiografías. Por consiguiente, el PennHIP es un método de evaluación totalmente objetivo para calcular el grado de laxitud de la cadera.

La investigación indica que las diferentes razas tienen susceptibilidades distintas de desarrollar artrosis, de ahí que el índice de distracción esté adaptado.

El método PennHIP se elige cada vez más como complemento de la radiografía habitual.

El método PennHIP para perros de cría

La cría puede concentrarse en los ejemplares con las caderas mejor ajustadas (sin laxitud articular o con una laxitud mínima). De este modo se reduce el riesgo de que la descendencia desarrolle artrosis de cadera.

Para los dueños particulares, el método PennHIP también puede resultar útil. Muchas personas eligen a un perro para poder entrenarlo o competir en diferentes deportes caninos, o bien para que trabaje al servicio de las personas.

Si a las 16 semanas de edad ya se puede saber que las caderas son laxas, el dueño, junto con el veterinario, puede aplicar un programa de medidas para mitigar la evolución. La alimentación, los fármacos y un nivel de ejercicio adaptado pueden mejorar las opciones del perro de no desarrollar una displasia de cadera (DC) grave y de mantener unas caderas fuertes a lo largo de los años.

¿Quién puede realizar las radiografías PennHIP?

Solo un veterinario con formación específica puede llevar a cabo correctamente las radiografías de cadera conforme a la técnica PennHIP. Asimismo, solo se aceptan radiografías de veterinarios formados y certificados por PennHIP.

La Universidad de Pensilvania se encarga de evaluar las radiografías, que son devueltas como documento confidencial al veterinario formado por PennHIP que las realizó. El resultado, por lo tanto, queda entre el dueño del animal y el veterinario. El dueño decide cómo quiere utilizar la información, que no se podrá ver ni leer en ningún registro.

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802