Los estiramientos pueden mejorar la elasticidad de la musculatura de perros y gatos y, en consecuencia, la movilidad y la flexibilidad. En algunas situaciones también pueden reducir el dolor.

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802

Los estiramientos consisten en desplazar una parte del cuerpo lentamente hasta una posición en la que se mantiene durante un número determinado de segundos. Si es necesario, puede repetirse el movimiento varias veces durante un tratamiento.

Al principio, es posible que el gato o el perro no llegue al máximo del estiramiento, pero poco a poco irá alcanzando la posición óptima. Es necesario que los estiramientos sean progresivos para evitar lesiones musculares; de hecho, puede tardarse varias semanas en llegar por completo a la posición deseada.
En el estiramiento se conserva el recorrido natural de la articulación, evitándose así alteraciones en la musculatura y la función articular.

Practicar estiramientos reduce el estrés y ayuda a relajarse. También puede contribuir a tomar una conciencia corporal beneficiosa para el individuo, lo cual, a su vez, puede combatir lesiones gracias al mejor control del cuerpo. Una de las ventajas de estirar al gato o al perro reside en que se pueden detectar más rápidamente tensiones, roturas musculares y lesiones.

¿Por qué hacer estiramientos?

Los estiramientos tienen por finalidad reducir las tensiones musculares y aumentar la movilidad de las articulaciones y los músculos, pero sin alcanzar una movilidad extrema. La hipermovilidad extrema puede causar hiperextensiones, esguinces y otras lesiones.
Un músculo se vuelve rígido por múltiples causas, por ejemplo, mala coordinación, inactividad, movimientos repetitivos, lesiones y dolores. Un patrón de movimiento alterado en caso de cojera o patologías articulares puede acortar los músculos porque se dan pasos más cortos o se aplica una sobrecarga o una carga incorrecta.
Si la rigidez muscular no se trata, también puede alterar los patrones de movimiento y causar una carga incorrecta de las articulaciones. Es importante aprovechar toda la amplitud de movimiento articular para que los músculos trabajen correctamente.

La rigidez muscular se manifiesta de diferentes formas. Lo más común es que el perro o el gato presente rigidez después del reposo, pero también puede mostrar cansancio y distintos grados de dolor.
Es importante respetar la forma física de los músculos y su capacidad de estiramiento. Si los estiramientos se realizan correctamente, es probable que al animal le gusten.

¿Cómo se realizan los estiramientos?

Es importante que el gato o el perro se encuentre tranquilo y seguro a la hora de realizar los estiramientos y que confíe en la persona que los ejecuta. No es fácil ni natural dejar una parte del cuerpo en las manos de otro, sobre todo si se tiene dolor. Por lo tanto, es fundamental que quien aplique los estiramientos en el animal lo haga correctamente y elija posiciones agradables para él y para la mascota.
A algunos animales les resulta más cómodo estar tumbados, mientras que otros prefieren estar de pie. Deben utilizarse las manos para que el animal esté bien apoyado. Si el gato o el perro tensa los músculos, no se conseguirá el efecto deseado del estiramiento.

¿Cuándo deben realizarse estiramientos en un perro o gato?

Los estiramientos deben comenzarse después de un masaje, mientras los músculos todavía están calientes. Antes de realizar los estiramientos por su cuenta, el dueño de la mascota debe haber recibido instrucciones precisas de personal especialista en rehabilitación para saber cuál es el mejor procedimiento.

¿Cuándo no deben realizarse estiramientos en un perro o gato?

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802