La endoscopia consiste en la inserción de un aparato con cámara llamado endoscopio en la zona a examinar y, eventualmente, a operar. Dicho aparato puede introducirse, a través de los orificios naturales del cuerpo, en distintos órganos, tales como las vías respiratorias o el tracto intestinal, o bien mediante incisiones quirúrgicas en, por ejemplo, la cavidad abdominal o una articulación.

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802

Normalmente, antes de la endoscopia se anestesia o administran calmantes al paciente.

La exploración suele durar entre un cuarto de hora y una hora, generalmente, el perro o el gato podrá regresar a casa tan pronto como se despierte de la anestesia.

Broncoscopia: la endoscopia de los bronquios

La broncoscopia se emplea sobre todo en el examen de enfermedades respiratorias como la tos crónica y otras dolencias de las vías respiratorias. En ella se inspecciona la cara interior de los bronquios, tomándose a menudo muestras para su análisis detallado.

Cistoscopia: la exploración de la uretra y la vejiga mediante endoscopia

La cistoscopia permite diagnosticar malformaciones congénitas de las vías urinarias, recoger muestras de tejido de la vejiga y la uretra y, en algunos casos, extraer también cálculos urinarios.

Actualmente solo se pueden realizar cistoscopias a las perras. Podemos explorar la vejiga de perros macho y gatos, pero practicando una incisión en la pared abdominal.

Laparoscopia: un examen de los órganos abdominales

En la laparoscopia se practica de una a tres incisiones en la pared del abdomen para la introducción de una cámara y de instrumental.

La laparoscopia ofrece un método menos invasivo que la cirugía con apertura del abdomen. Se utiliza en determinadas intervenciones, como es la castración de perras y machos criptorquideos (con retención de testículos en el abdomen) y en las gastropexias (fijación de la pared del estómago a la pared abdominal) en los ejemplares susceptibles de torsión gástrica.

Toracoscopia: la exploración de la cavidad torácica

En una toracoscopia se efectúa de una a tres incisiones en la pared del tórax para permitir la inserción de una cámara e instrumental. La toracoscopia puede formar parte de un estudio y comprender la recogida de muestras de tejido del pulmón, la pared torácica o presuntos tumores en la cavidad torácica. También pueden practicarse algunas intervenciones quirúrgicas con ayuda de una toracoscopia, como la operación del pericardio y el quilotórax (pérdidas de líquido linfático en la cavidad torácica), así como de ciertas alteraciones patológicas del pulmón.

También puedes encontrar información sobre la gastroscopia, colonoscopia y artroscopia en nuestra web.

San Fermín Hospital Veterinario

Calle Nueva 27 31192 Mutilva Alta
Vea direcciones 948 230 802