plantas medicinales mascotas

Aunque no todas las plantas medicinales son válidas para nuestro perro o gato, podemos utilizarlas. nuestra compañera Ixone Capataz, nos cuenta los remedios que podemos tratar con estas plantas aunque siempre conviene consultar previamente al veterinario.

Las plantas medicinales sirven tanto para humanos como para las mascotas. Antiguamente no había medicinas y muchas patologías se trataban con las plantas de diferentes formas (en infusión, de forma tópica, con aceites esenciales, etc). Además, la mayoría de los medicamentos actuales tienen su origen en las plantas, como por ejemplo la digoxina, un principio activo que se usa para tratar problemas cardiacos y cuyo origen es la planta Digitalis Lanata o la morfina que se obtiene de la planta del Opio. 

¿Qué dolencias pueden tratar?

Las plantas medicinales pueden usarse para tratar dolencias digestivas, dermatológicas, circulatorias y algunas como potenciadoras de la inmunidad. Eso sí, recuerda, siempre que estén prescritas por un veterinario. 

Por otro lado, conviene recordar que no siempre son bien toleradas e, incluso, pueden estar contraindicadas o no servir si no se combinan con otras sustancias. La fitoterapia no sirve para todos ni para todos los casos, por eso es importante siempre consultar con un profesional veterinario, pues hacerlo por nuestra cuenta podría empeorar el problema. No por ser plantas son tratamientos sin efectos secundarios, y, además, en muchas ocasiones, deben ser combinadas con otros tratamientos médicos. Por ejemplo, existe la creencia de que el ajo puede desparasitar internamente a los perros, pero no es así. Es más probable que destruya la flora intestinal o que cause una intoxicación antes de poder ver el efecto antiparasitario. 

¿Cómo deben utilizarse? 

Debemos usar las plantas medicinales como el veterinario lo indique y lo prescriba. Normalmente, es más sencillo su uso en pastillas, pues con otros alimentos podemos ayudar a nuestras mascotas a que los ingieran mejor. En cambio es más difícil que se beban una infusión. Además, en este último caso es más complicado saber cuánto “principio activo” está ingiriendo, en cambio en una cápsula o pastilla sabemos la cantidad exacta del compuesto.

Algunas de las plantas medicinales más usadas (las recomendaciones son orientativas y siempre se debe consultar con un profesional): 

Ixone Capataz, veterinaria de AniCura San Fermín Hospital Veterinario