atragantar perro

Causas por las que un perro puede atragantarse

Generalmente hablamos de atragantamiento cuando un alimento u objeto se desvía hacia la tráquea impidiendo total o parcialmente la llegada de aire hasta los pulmones, pero existen otras posibles causas.

¿Cuáles son las causas por las que un perro puede atragantarse?

Generalmente hablamos de atragantamiento cuando un alimento u objeto se desvía hacia la tráquea impidiendo total o parcialmente la llegada de aire hasta los pulmones con el posible riesgo de asfixia, aunque también podemos referirnos a un atasco de ese alimento o ese objeto en la zona del esófago, sin ser capaz de llegar hasta el estómago. Normalmente, si un perro se atraganta (de una u otra forma) suele ser porque o bien ha mordisqueado algún objeto que no debería (juguetes peligrosos, etc.) o bien no ha sido capaz de gestionar adecuadamente un alimento (por ejemplo, huesos).

¿Cómo saber que nuestro perro se está atragantando?

En el caso de que el problema se localice en el esófago podemos observar babeo, intentos de vomitar, tos, nerviosismo, etc. Si el problema se localiza en la zona traqueal, generalmente suele ser más grave y requiere una atención mucho más inmediata. En ese caso el aire no puede llegar a los pulmones con normalidad, por lo que se puede observar tos, dificultad respiratoria, ruidos respiratorios anómalos, coloración azulada de la lengua y las mucosas, y en el peor de los casos pérdida de consciencia e incluso la muerte.

Pasos a seguir para ayudarle en caso de atragantamiento.

Si sospechamos que nuestro perro puede estar sufriendo un atragantamiento, es importante comprobar la boca y la garganta, y ver si el objeto que está produciendo el problema es alcanzable por nuestras manos (con cuidado de no empujarlo, pues se podría atascar mucho más). Si no conseguimos extraer el objeto o no lo vemos, debemos proceder a realizar la maniobra de Heimlich, que se realiza igual que en los humanos, pero teniendo en cuenta la posición de cuadrupedia de los perros. Debemos colocarnos detrás del perro, rodeando su cintura con los brazos y colocando el puño de una de las manos en la parte blanda del abdomen, bajo la última costilla, y envolviéndolo con otra mano. Debemos presionar de forma rápida y firme el abdomen del animal unas 4-5 veces. Después comprobaremos la boca, para retirar el objeto o para verificar que respira, pudiendo repetir la maniobra en caso necesario.

¿Cómo evitar que un perro se atragante (en el sentido de, qué tipo de comida debemos evitar, por ejemplo)?

Un atragantamiento puede suceder con cualquier tipo de objeto, pero es recomendable evitar los juguetes que puedan romperse en trozos grandes y los huesos. Tampoco deberíamos ofrecer determinadas frutas enteras, como manzanas. Las pelotas requieren especial atención, debemos elegir siempre aquellas de un tamaño adecuado para nuestro animal, no más pequeñas.

Ixone Capataz Colás, veterinaria en AniCura San Fermín Hospital Veterinario