Radiología intervencionista

La radiología intervencionista se apoya en el uso de técnicas de imagen avanzadas como la ecografía, la fluoroscopia o la tomografía computerizada para el diagnóstico y tratamiento de patologías mediante uso mínimamente invasivo. 

Ayudados de medios de contraste intravenosos y materiales como catéteres y guías se aprovechan muchas veces las vías naturales del organismo como arterias y venas para trazar una imagen de la enfermedad y, en muchos casos, solucionarla únicamente con una pequeña punción a través de la piel.

Dentro de los procedimientos más comúnmente realizados en veterinaria tenemos: