terapias celulas madre

Ventajas de las terapias con células madre

Las células madre son aquellas que permanecen indiferenciadas en el organismo tras el nacimiento y cuya función es regenerar los tejidos cuando éstos se lesionan o dañan, así como recuperar el funcionamiento normal de los mismos cuando éstos sufren alguna alteración. El ejemplo más claro son las fracturas óseas, en cuyo proceso de curación intervienen las células madre.

A pesar de que en medicina veterinaria todavía se trata de una terapia innovadora, los resultados obtenidos en patologías con pocas opciones terapéuticas son muy esperanzadoras y la mejoría clínica de los animales tratados hace que su uso sea cada vez más extendido.

Las principales ventajas que ofrece a nuestra mascota la terapia con células madres son, por un lado, el efecto del tratamiento, que suele durar largos períodos de tiempo, logrando una mejoría de entre 8 y 18 meses, llegando a durar incluso más y, por otro, la ausencia de efectos secundarios perjudiciales. De hecho, hay muchos casos con efectos colaterales beneficiosos, como gatos tratados por gingivoestomatitis felina (GEF), en los que ha mejorado la sintomatología de su artrosis, en caso de haberla, o pacientes tratados por artrosis. 

Sus efectos más buscados, tanto en veterinaria como en medicina humana, es el efecto antiinflamatorio e inmunomodulador ya que regulan y actúan sobre citoquinas pro inflamatorias, como Il-1 o pgE2, y sobre células inflamatorias como linfocitos y neutrófilos. Otros efectos beneficiosos son la capacidad regenerativa que poseen, ya que pueden diferenciarse en células sanas de diferentes tejidos, como hueso, cartílago e incluso médula espinal, y el efecto paracrino, actuando sobre células dañadas y favoreciendo la reparación tisular.

Los animales que más se benefician de la terapia con células madre son los perros, los gatos y los caballos, siendo lo más habitual el tratamiento en artrosis o las enfermedades inmunomediadas. Entre las enfermedades inmunomediadas, la gingivoestomatitis felina (GEF) y la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD) son las más comunes debido a que la sintomatología de estos pacientes es difícil de controlar y la terapia con células madre mejora mucho el pronóstico de estos pacientes.

La terapia de células madre ofrece actualmente la posibilidad de tratar patologías degenerativas sin efectos secundarios importantes, y tiene todavía por delante un futuro muy prometedor con las numerosas líneas de investigación que hay en marcha actualmente, siendo nuestro país pionero en varias de estas líneas.