¿Puede sufrir osteoporosis mi mascota?

¿Puede sufrir osteoporosis mi mascota?

Esta enfermedad puede afectar a todo tipo de mascotas, incluso a animales exóticos. Los animales de edad avanzada, los perros de razas grandes y las mascotas con patologías previas son más propensas a sufrir esta enfermedad. La prevención es fundamental, por lo que se recomienda estar atento al comportamiento de nuestra mascota, brindarle una alimentación balanceada y asegurar sus visitas periódicas el veterinario.

La osteoporosis es una de las enfermedades de los huesos más conocida y con mayor prevalencia entre los seres humanos. Se trata de una patología degenerativa que provoca la perdida de resistencia del sistema esquelético. Los huesos se vuelven porosos y por tanto más frágiles y susceptibles a las fracturas. ¿Qué sucede con la osteoporosis en otras especies?, ¿son nuestras mascotas susceptibles a esta enfermedad?

La osteoporosis no es una enfermedad exclusiva de los seres humanos, nuestras mascotas también pueden sufrirla a lo largo de su vida. Al igual que en los seres humanos, esta patología es diagnostica principalmente en pacientes de edad avanzada. No obstante, no es una enfermedad exclusiva de la tercera edad y puede observarse en animales jóvenes con algún desequilibrio nutricional o alguna patología congénita. Debemos tener en cuenta que es una enfermedad más común en animales que tienen alguna patología previa que favorece su aparición.

Otro motivo para estar alerta frente a esta enfermedad es el tamaño de la mascota. Entre los animales con mayor predisposición a desarrollar osteoporosis se encuentran los perros de razas grandes que han tenido una alimentación desequilibrada durante su crecimiento y aquellas mascotas con enfermedades como hipertiroidismo o que han sufrido la inmovilización de alguna parte de su cuerpo por tiempo prolongado.

La osteoporosis es conocida por ser una enfermedad silenciosa debido a que no presenta síntomas hasta el momento en que se encuentra en un estado avanzado. Por ellos, su diagnóstico puede llegar a ser tardío.  Sin embargo, debes empezar a sospechar que tu mascota puede padecer osteoporosis si una o más respuestas a las siguientes preguntas son afirmativas: ¿Tu mascota cojea al caminar?, ¿hace menos ejercicio que antes?, ¿tiene algún problema de movilidad?, ¿presenta dificultad al querer levantarse o acostarse?, ¿ha sufrido alguna fractura en los últimos años?

El tratamiento de la osteoporosis se centra en corregir la causa de la enfermedad como podría ser un desequilibrio o intolerancia alimenticia o incluso corregir trastornos hormonales. Sin embargo, cada caso debe ser valorado de forma individual por un veterinario experto en osteopatías para encontrar el mejor tratamiento.

Como ocurre con otras enfermedades crónicas, la prevención es un gran aliado para evitar esta patología en nuestros amigos de cuatro patas. Dar a las mascotas una alimentación balanceada y adecuada a su edad, tamaño y raza, evitar el sobrepeso y la obesidad durante su crecimiento y ayudarlo a hacer ejercicio de forma regular, son algunas de las maneras de prevenir la aparición de la osteoporosis en las mascotas, además de realizar un seguimiento periódico por parte del veterinario para descartar cualquier riesgo o enfermedad.

Miquel Palet, Veterinario traumatólogo y Practice Manager de AniCura Lauro Hospital Veterinari