problemas respiratorios perros

Problemas respiratorios en los perros

La falta de aire, o disnea, supone que el perro tiene dificultad para respirar. La disnea puede afectar a todos los perros independientemente de la edad y la raza, pero es más común en perros de nariz chata con vías respiratorias estrechas, como el doguillo, bulldog inglés y bulldog francés.

La disnea es una afección grave que puede resultar letal en el peor de los casos.

Síntomas

La disnea leve no siempre es fácil de detectarlos síntomas pueden ser un mayor uso de los músculos abdominales durante la respiración, tolerancia reducida al esfuerzo, depresión y pérdida del apetito. En caso de disnea más grave, el perro respira con la boca abierta, utiliza los músculos abdominales para respirar y suele mantenerse de pie o sentado en lugar de tumbarse.

Los perros con disnea aguda o grave están frecuentemente afectados, y el mínimo empeoramiento de su estado puede resultar letal en el peor de los casos. Si eso ocurre, tratar al perro con calma y cuidado, y acudir inmediatamente a un hospital veterinario.

Diagnóstico

Una vez que se ha comprobado que el perro presenta disnea, el veterinario trata de averiguar si los problemas respiratorios son más pronunciados al inhalar o exhalar, y si la causa subyacente está presente en las vías respiratorias superiores o inferiores.

Hay muchas causas de disnea, por ejemplo:

Obstrucción de las vías respiratorias superiores (como un cuerpo extraño, parálisis, prolongación del paladar blando, que normalmente se presenta en las razas de nariz chata)

A veces, el veterinario puede establecer un diagnóstico a partir del conocimiento de la raza, la historia médica y un examen clínico, pero generalmente se requiere una radiografía de los pulmones y análisis de sangre. Según la enfermedad sospechada, pueden ser necesarios otros análisis:

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente de la disnea.