Mi perro me sigue a todos lados

Mi perro me sigue a todos lados

¿Por qué me sigue mi perro a todos lados? ¿es una conducta normal o delata un problema en el comportamiento? Desde AniCura, resolvemos estas dudas.

¿Qué puede indicar el hecho de que mi perro me siga a todos lados?

Esta conducta puede reflejar la existencia de un "hiperapego" hacia nosotros, es decir, un exceso de dependencia hacia el cuidador.

A veces no nos dejan solos ni cuándo vamos al baño, ¿es una conducta normal?

No, no lo es. De manera coloquial los veterinarios solemos llamar a estos perros, "perros pin" o " perros velcro".

¿Puede el hecho de que me siga a todos lados delatar un problema de comportamiento?

Efectivamente. Esta conducta y exceso de dependencia puede derivar en un problema de comportamiento que se ve con muchísima frecuencia en la consulta veterinaria, la ansiedad por separación.

¿Qué podemos hacer para gestionar esta situación con nuestra mascota de la mejor manera posible?

Lo primero que debe realizar el propietario es comunicar a su veterinario esta conducta, el cual le asesorará y valorará la existencia o no de que haya un problema de comportamiento. Una de las principales metas es promover la independencia del animal.

¿Hay perros con más tendencia a seguirnos a todos lados en función de su raza?

Aunque es una hipótesis que se baraja y cierto es que hay razas que muestran con más frecuencia la ansiedad por separación, no hay una predisposición genética clara.

Los factores de riesgo más frecuentes a padecer el ‘hiperapego’ son un destete inadecuado, haber estado en albergues o cambios de hábito del propietario como bajas laborales.

Pero sin duda, el factor de riesgo más importante es el refuerzo de la conducta de perseguirnos por parte de los cuidadores, que aumenta la conducta de demanda de atención y dependencia del perro.

¿Es un comportamiento más habitual en cachorros?

Se puede ver en perros de todas las edades, pero si puede verse con más frecuencia en animales jóvenes. El destete inapropiado puede ser un factor determinante, en el que el cachorro,  al perder a la madre como base segura, pasa directamente a manos del cuidador y mantiene ese exceso de dependencia.

En la consulta veterinaria muchos de los problemas de comportamiento que se ven, son debidos a una mala socialización de nuestro animal, etapa que va desde las 3 a las 12 semanas de edad.

Virginia Rodríguez, veterinaria de AniCura Estoril Hospital Veterinario (Madrid)