perros sudan

¿Los perros sudan? Descubre por dónde y cómo se refrescan

¿Alguna vez te has preguntado si los perros sudan? Seguro que en los meses más calurosos del año has visto como tu peludo comienza a comportarse de otra manera, ¿verdad? Pues eso puede ser un indicador de que su temperatura corporal está aumentando debido al calor del ambiente. Es fundamental tener en cuenta que la piel de los perros no es como la de los humanos ya que carecen de glándulas sudoríparas como las de las personas. Entonces, ¿por dónde transpiran los canes?

Las células encargadas de expulsar el sudor de los perros y reducir su temperatura corporal no están presentes por todo su cuerpo. Además, hay que tener en cuenta que cuando la temperatura de las personas aumenta, ya sea a consecuencia del deporte o por calor ambiental, nuestras glándulas sudoríparas trabajan rápidamente para refrigerar nuestro organismo. Sin embargo, los perros no tienen glándulas sudoríparas como las personas y otros mamíferos por lo que necesitan realizar esta acción de una manera diferente.

Así, los perros si que tienen células sudoríparas pero en menor cantidad y están localizadas en las almohadillas de las patas que, además de actuar como una capa de grasa que amortigua los golpes de las pisadas, trabajan como aislante de las temperaturas extremas del suelo.

Sin embargo, a veces las almohadillas no son suficientes para transpirar y refrigerarse. Así, la boca también juega un papel fundamental ya que es por donde el perro consigue eliminar más cantidad de calor y transpirar. Esto explica que, en ocasiones, veamos a los perros jadear fuertemente por la boca cuando se han sometido a ejercicio físico o hace demasiado calor. Sin embargo, no es la única parte del cuerpo que los perros usan para eliminar el calor ya que incluso la cara y las orejas les ayuda a eliminar el calor.

Cuidado con los golpes de calor

Cuando el organismo de los perros detecta exceso de calor comienza a reaccionar para conseguir disminuir esa temperatura y refrigerarse. Es importante tener en cuenta que la temperatura corporal de los perros suele rondar entre los 38ºC y 39ºC. Además, hay que tener en cuenta que el proceso de refrigeración de los canes es más complejo y lento que el de los humanos por lo que hay que prestar atención a los meses de calor para evitar posibles golpes de calor.

Es importante conocer qué acciones o síntomas pueden ser un claro indicador de que la temperatura del perro es más alta de lo que debería ser. Así, algunos de los síntomas que pueden indicar un golpe de calor en nuestro perro son:

Una vez que conocemos cuales pueden ser los síntomas de un golpe de calor, es fundamental conocer cómo poder evitarlo. Acciones sencillas pueden evitar un posible susto por una temperatura demasiado elevada:

Ahora que sabemos que los perros también sudan y que su transpiración funciona de manera diferente, presta atención a estas sencillas señales y síntomas cuando la temperatura aumente. Recuerda evitar las horas de mayor calor y proporcionarle agua limpia y fresca siempre que lo necesite para su bienestar.