dientescasogaya

La importancia de unos dientes limpios: el caso de Gaya

La Boxer Gaya, de cuatro años, es un perro alegre y feliz. Un día su dueño notó una hinchazón en su mandíbula que resultó en que su labio inferior sobresalía. A pesar de que Gaya comía normalmente y no presentaba molestias su dueño decidió visitar al veterinario para revisarlo.

Cuando llegó al veterinario, Gaya fue anestesiada para que pudieran tomarle radiografías y biopsias. El veterinario encontró una gran cavidad infectada en su mandíbula inferior derecha, donde debería haber unos dientes. Dado que esta es una condición bastante inusual, Gaya fue referida a un veterinario dental para una opinión experta.

El veterinario dental notó que faltaba un diente muy pequeño en la fila de dientes. Si falta un diente en la cavidad oral, la causa puede ser que no se ha formado o que el perro lo ha perdido. Otra causa puede ser que el diente está dentro de la mandíbula, pero no se había hecho paso a través de la encías. Los dientes que no se rompen puede permanecer en el interior durante años sin ningún problema, pero por desgracia para algunos perros también pueden causar problemas graves.

Un quiste, es decir, una cavidad de líquido rodeado por una cápsula, se podría formar alrededor del diente. Este quiste sigue creciendo y daña todas las estructuras de la mandíbula que se encuentran en su camino, como molares y hueso de la mandíbula. En el peor de los casos, esto puede incluso causar una fractura de mandíbula. 

Los resultados de la prueba mostraron que Gaya tenía un diente que no había crecido en su mandíbula inferior derecha, lo que resultó en una hinchazón y una gran cavidad que se había formado alrededor de este molar, expandiéndose de los incisivos al tercer molar. Pero los rayos X también mostraron algo más, algo que golpeaba la mandíbula inferior izquierda. El mismo pequeño molar parecía faltar, y resultó que había una cavidad aún más grande en el lado izquierdo. 

El veterinario decidió hacer una tomografía computarizada (TAC) para evaluar en 3D cuán profundas eran las cavidades. Para Gaya esto significó múltiples cirugías para eliminar los quistes. Durante las operaciones, el equipo de cirugía tuvo que extirpar dos caninos y seis incisivos. Se necesitó una extensa cirugía maxilofacial para extirpar completamente los quistes masivos.

A pesar de las muchas operaciones, Gaya mantuvo su estado de ánimo feliz y enérgico. La curación de las heridas fue un poco lenta, pero procedió sin complicaciones. Hoy la mandíbula está completamente curada y Gaya puede hacer todo lo que hacía antes sin ningún dolor. 

La importancia de  los dientes limpios

Dado que es muy difícil notar si tu perro tiene problemas o dolor en su boca, es importante que le revisen los dientes regularmente. Un momento bueno para visitar al veterinario es cuando tu perro tiene seis meses de edad, cuando todos sus dientes adultos deberían haber salido. El veterinario comprobará que todos los dientes están presentes y que su posición es correcta, para que no estén causando ningún dolor a tu perro.

En este momento de la vida del perro también es importante empezar a cepillarse los dientes. Con el cuidado dental regular, no sólo mantendrás la boca de tu perro limpia, sino que también detectarás cambios, sarro o encías sangrantes y evitaremos un problema mucho mayor.