Chocolate perros

Intoxicación por chocolate en perros

¿Es verdad que el chocolate es venenoso para los perros? Seguro que en más de una ocasión has oído que los perros no pueden comer chocolate y, que si lo hacen, puede conllevar graves problemas de salud. Desde AniCura te contamos qué hay de cierto en esta afirmación conocida por todos, de qué depende y cómo actuar en caso de que esta ingesta se produzca.

¿Los perros pueden comer chocolate?

El chocolate es un alimento no permitido en perros ya que puede resultar tóxico. Este dulce alimento contiene teobromina, un componente que los perros no metabolizan bien y que, por lo tanto, su organismo puede llegar a alcanzar altos niveles de intoxicación como consecuencia. Sin embargo, dependerá del tipo de chocolate, de la cantidad tomada y del tamaño del animal.

Exactamente es la teobromina el componente que resulta tóxico para los perros ya que, aunque los humanos lo metabolizan sin problema, los perros lo hacen lentamente, lo que puede llegar a provocar la acumulación en el organismo y, como consecuencia, una posible intoxicación si se producen los niveles necesarios.

Así, un perro de tamaño grande podrá ingerir mayores cantidades de chocolate que un perro pequeño sin experimentar efectos secundarios. Además, es importante diferenciar los niveles de teobromina presentes en cada tipo de chocolate ya los más peligrosos suelen ser el cacao en polvo, el chocolate puro, sin azúcar y el chocolate negro. El blanco y con leche, los menos peligrosos.

Es cierto que, si la cantidad tomada es pequeña, puede que el animal solo sienta malestar estomacal. En casos más graves puede experimentar vómitos o diarrea. Sin embargo, si la cantidad es superior, la teobromina puede llegar a causar efectos secundarios más graves como temblores musculares, aceleración del ritmo cardiaco, convulsiones e incluso hemorragias internas.

En caso de que creas que tu perro ha comido una cantidad de chocolate que pudiera resultar peligrosa, es fundamental acudir al veterinario cuanto antes para encontrar la mejor manera de evitar consecuencias. Recuerda que cuanto más oscuro y amargo, más peligroso puede llegar a ser.

Intoxicación por chocolate en perros: Síntomas y diagnóstico

Si tu perro ha comido chocolate, hay varios síntomas que puede llegar a experimentar si la cantidad tomada es superior a la que su organismo puede tolerar. Algunos de los síntomas más comunes son los vómitos, diarrea, temblor muscular, taquicardia, cianosis, hipertermia o hipertensión. Si la intoxicación es grave, la toma de chocolate puede llegar a provocar convulsiones, aceleración del ritmo cardiaco e incluso, en casos extremos, el coma y la muerte.

Una vez se toma el chocolate, los síntomas suelen aparecer en una franja de 4 a 12 horas.

La primera fase de la intoxicación por teobromina se suele manifestar con una hiperactividad severa. Este es el primer síntoma con el que poder comenzar el diagnóstico. Es importante tener en cuenta no solo la cantidad de chocolate tomada, también el tamaño y el peso del perro ya que una onza de chocolate puede no afectar a un perro grande, en cambio a un perro pequeño le puede producir graves consecuencias. En caso de ser chocolate puro o negro, tan sólo 25 gramos pueden ser peligrosos para un perro de 20 kilos.

¿Qué hacer si tu perro come chocolate? Tratamiento

En caso de que sospeches que tu perro ha comido chocolate, es fundamental actuar con rapidez para evitar consecuencias. Los síntomas suelen aparecer entre las 4 horas siguientes por lo que deberás llamar al veterinario urgentemente sin necesidad de esperar a que aparezcan las consecuencias. De hecho, los primeros minutos son claves para evitar complicaciones.

Es importante conseguir forzar el vómito para eliminar la máxima cantidad de tóxico posible. Normalmente desde el veterinario se utiliza carbón activo para absorber los componentes tóxicos y evitar su paso a la sangre. En caso de que sea necesario, puede considerarse la realización de un lavado de estómago. Además, en caso de que la salud y las fuerzas del perro estén debilitadas, también puede ser necesario un tratamiento de fluidos intravenosos para expulsar la teobromina presente en la orina de una manera bastante más rápida.