Insuficiencia cardíaca en los perros

La insuficiencia cardíaca no es lo mismo que una cardiopatía. Muchos perros padecen cardiopatías sin presentar síntomas. La insuficiencia cardíaca se produce cuando el corazón ya no puede funcionar de manera adecuada.

La insuficiencia cardíaca se define como retrógrada, si se empiezan a acumular líquidos en el cuerpo, o anterógrada, si no es posible mantener una presión arterial normal. La retrógrada (también llamada «insuficiencia congestiva») es la forma más común y suele provocar una acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar) y más raramente en la cavidad torácica, fuera de los pulmones (efusón pleural), líquido en el abdomen (ascitis) o líquido en el pericardio (efusión pericardica).

Los perros ​casi nunca acumulan líquido (edema) en las extremidades, como suelen hacerlo los humanos con insuficiencia cardíaca.

Causas

La insuficiencia cardíaca puede originarse en muchos tipos diferentes de enfermedades cardíacas​: malformaciones, fugas de alguna válvula, enfermedades del músculo cardíaco y arritmias, pero los síntomas son similares independientemente de la causa.

La insuficiencia cardíaca suele afectar el lado izquierdo del corazón, haciendo que se acumule líquido en los pulmones o la cavidad torácica. Si se produce en el lado derecho, se acumula líquido en la cavidad abdominal y los órganos abdominales.

La función cardíaca comprometida hace que no se pueda bombear eficazmente la sangre desde los órganos a través de las venas que van al corazón. La presión en las venas aumenta y el líquido de los vasos sanguíneos penetra en el tejido circundante (insuficiencia retrógrada).

La mala función cardíaca también puede hacer que no se bombee suficiente sangre del corazón en cada contracción, para mantener la presión arterial normal en todas las partes del cuerpo (insuficiencia anterógrada).

Síntomas

Los síntomas más comunes de la insuficiencia cardíaca son:

Muchos perros con cardiopatías tosen, pero es dudoso que esto tenga que ver con la insuficiencia cardíaca. A menudo, la tos se debe a que el corazón es tan grande que presiona los bronquios mayores, o a que el perro tiene una enfermedad en las vías respiratorias además de la cardiopatía.

¿Qué puedes hacer tú?

Hay cardiopatías congénitas que se pueden detectar en los primeros chequeos veterinarios. Debes acudir con tu cachorro al veterinario en cuanto lo tengas y si has decidido comprar una mascota, solicita al criador un informe veterinario conforme el animal ha sido revisado recientemente sin detectarse signos de cardiopatías.

Dado que la mayoría de las enfermedades cardíacas no son congénitas y se desarrollan a lo largo de la vida, es esencial que le lleves al menos una vez al año al veterinario para una revisión completa y para detectar si existe un soplo cardíaco o un ritmo cardíaco anormal que hagan sospechar una enfermedad cardíaca.

Si ya sabes que tu perro padece una enfermedad cardíaca, debes estar atento a los signos que puedan alertarte de insuficiencia cardíaca. 

Cuando le administres medicamentos para el corazón, es importante que sigas la prescripción de tu veterinario. 

El ejercicio es favorable, pero ten cuidado con la intensidad que puede soportar tu perro enfermo del corazón y recuerda que puede variar de un día para otro. 

Los perros con cardiopatías son especialmente sensibles al calor, por eso, durante el verano, te recomendamos que hagas los paseos durante las horas más frescas del día. 

Y finalmente, evita el sobrepeso porque aumenta la carga de trabajo del corazón y reduce la capacidad respiratoria.

¿Cuándo debes visitar al veterinario?

Un perro sano no realiza más de 30 respiraciones por minuto en reposo. Una mayor frecuencia respiratoria puede indicar edema pulmonar.

En caso de insuficiencia cardíaca grave, puede producirse una disnea marcada que hace que el perro respire con la boca abierta y puede verse un tono azul grisáceo en las encías (cianosis). Los desmayos, el colapso y la fatiga también pueden indicar una enfermedad cardíaca.

Si detectas algún signo de insuficiencia cardíaca, debes acudir, o al menos consultar, lo antes posible a un veterinario y no esperar hasta que pase el fin de semana o hasta el día siguiente. Esto es especialmente importante si la respiración, la consciencia o el estado general están afectados. Cuanto más temprano se inicie el tratamiento, menos sufrirá tu mascota y más probable será que se solucione la insuficiencia, antes de que sea demasiado tarde.

Diagnóstico

Para diagnosticar un edema pulmonar, se requieren radiografías. El líquido en la cavidad torácica y abdominal es visible tanto en una radiografía como en una ecografía. Para diagnosticar líquido en el pericardio, se necesita una ecografía.

Algunos animales tienen latidos anómalos (arritmias) si padecen una enfermedad cardíaca y esto puede contribuir a la insuficiencia cardíaca. A menudo, pero no siempre, se puede detectar una arritmia con un fonendoscopio. Si el veterinario sospecha una arritmia, se requiere un electrocardiograma para confirmar esta sospecha y determinar el tipo de arritmia.

Para evaluar la función cardíaca en sí, es necesario un examen de ultrasonidos (ecocardiografía) y preferentemente se realiza cuando la respiración se haya estabilizado.

Con el fin de detectar posibles enfermedades que desencadenan problemas cardíacos o empeoran la función cardíaca, puede ser necesario hacer más estudios.