Glaucoma en los perros

El glaucoma engloba un conjunto de enfermedades que provocan un daño progresivo del nervio óptico, con la consiguiente disminución del campo visual. Esta enfermedad puede ser primaria o secundaria, y no provoca síntomas hasta que está muy avanzada, por lo que si no se diagnostica a tiempo puede causar ceguera.

Causas

En el caso del glaucoma primario hay un aumento de presión dentro del ojo debido a causas genéticas o anatómicas que impiden la correcta circulación del humor acuoso, que es un líquido que baña las estructuras oculares y permite el correcto funcionamiento del ojo.

La forma primaria se considera hereditaria y es más común en determinadas razas como el Cocker, Bulldog Francés o Bichón Maltés.

El glaucoma secundario es causado por traumatismos o enfermedades, y es el más típico en los gatos.

Síntomas

El glaucoma provoca una pérdida de visión progresiva y su evolución inicial puede ser lenta y asintomática.

En fases avanzadas, los síntomas suelen presentarse repentinamente ya que es una enfermedad dolorosa. En este punto, los síntomas son:

Diagnóstico

El veterinario examina los ojos del perro y controla la presión del fluido con un aparato llamado tonómetro. Se pueden realizar otros exámenes del interior del ojo utilizando diversos instrumentos especiales (como son el oftalmoscopio o gonioscopio).

Tratamiento

El tratamiento médico es el tratamiento de elección en los casos más leves y consiste en distintos tipos de gotas oculares que ayudan a reducir la presión del ojo. Cuando el glaucoma es secundario, también se debe tratar la causa primaria.

Si el tratamiento médico no da resultado, se opta por el tratamiento quirúrgico.

Pronóstico

Esta enfermedad es mucho más compleja en los perros que en los humanos y, en muchos casos, provoca la ceguera del ojo a pesar de tratarlo de la mejor manera posible.

La mejor manera de prevenir esta enfermedad es realizando exámenes oftalmológicos rutinarios con el fin de detectar de forma precoz los signos de glaucoma así como posibles alteraciones anatómicas derivadas de las características raciales del animal.