estimulacionperros

Activación mental y estimulación de tu perro

El ejercicio físico es muy importante para mantener a tu perro sano, en su peso y feliz. Pero con el fin de dar a tu perro la mejor calidad de vida posible, es igual de importante la llamada estimulación mental, un conocimiento cada vez más potente. Hoy somos conscientes de cuántos problemas de comportamiento se pueden prevenir estimulando a nuestras mascotas de una manera suave y reflexiva.

Los perros son inteligentes y han sido creados para usar su cerebro y especialmente su nariz. La falta de estimulación puede conducir a problemas de comportamiento y estrés pero podemos evitarlo siguiendo estos simples consejos. 

Consejos de actividades

Hay un sinfín de actividades que puedes hacer con tu perro, tanto en casa como en grupos. Aunque no todas las actividades se adaptan a todos, siempre hay algo que tu perro apreciará. Por ejemplo: haz que busque su comida por casa, cambia sus juguetes de sitio habitualmente, enseñale con adiestramiento básico o deportivo (agility) , ponle música o prueba a comprarle algún juguete inteligente. 

Formación positiva

Promueve el entrenamiento positivo a través de recompensas. La recompensa puede ser en forma de dulces, comidas que le gusten o un juguete. De esta manera, la formación siempre se lleva a cabo de una manera positiva. La investigación muestra que esta es la forma más duradera de aprendizaje.

Trabajar con el sentido del olfato

El sentido del olfato del perro es varias miles de veces más desarrollado y sensible que el nuestro.  En los últimos años, el llamado "trabajo de nariz" se ha convertido en un éxito en muchos países, enseñando al perro a distinguir diferentes aromas del mismo modo que la policía enseña a sus perros a detectar drogas y bombas.

Cuando el perro utiliza su nariz en una tarea determinada, supone un fantástico entrenamiento mental. 

Solución de problemas

Otra buena manera de activar a tu perro es a través de la resolución de problemas de varios tipos que ocurren en la vida cotidina. Hay una amplia gama de juegos basados en el mismo principio. Incluso durante los paseos diarios, puedes trabajar en la resolución de problemas, por ejemplo, dejando que vaya a por una pelota "perdida". También puedes esconderte en el bosque y esperar a que te encuentre. 

Control corporal

Trabajar con el equilibrio, habilidades motoras y el control corporal es otra manera fácil de estimular a tu perro, siempre y cuando no lo expongas a riesgos innecesarios. Por ejemplo,  puedes enseñar a tu perro a hacer zigzag entre tus piernas, arrastrarse bajo un tronco en el bosque, encender y apagar las luces cuando se lo pidas o que busque objetos perdidos. 

Cuando se trata de activar a tu perro, solo te limita tu imaginación.