Diarrea en el perro

Diarrea en el perro

Los perros padecen con frecuencia procesos que cursan con vómitos y/o diarreas, si presentan ambos síntomas se denomina "gastroenteritis".

Si solo presenta diarrea de intestino delgado, diremos que se trata de una "enteritis".

Si la diarrea procede del intestino grueso, hablamos de "colitis".

En función de su duración, la diarrea puede clasificarse como aguda o crónica. Si dura menos de tres semanas será una diarrea aguda y si persiste más de tres semanas se tratará de una diarrea crónica.

Causas

La diarrea puede estar causada por una gran variedad de factores como:

Síntomas

Dependiendo del origen de la diarrea el perro se sentirá más o menos enfermo, por ejemplo si la diarrea es de intestino grueso, generalmente se sentirá menos afectado y no perderá tanto el apetito como ocurre en las diarreas de intestino delgado, tampoco perderá mucho peso.

En las diarreas cuyo origen es el intestino delgado, el animal se sentirá más afectado, con menos  apetito y si se prolonga, notaremos una pérdida importante de peso.

Además no es raro encontrar sangre fresca en las diarreas de intestino grueso, mientras que en las de intestino delgado será sangre ya digerida y eso lo notaremos en el color de las heces que serán negras.

¿Qué puedes hacer por tu cuenta?

Si el perro presenta un cuadro de diarrea aguda, es importante prestar atención a su estado general, contar el número de veces que tiene diarrea, si son abundantes, de pequeño tamaño, color, y observar si orina con normalidad o menos de lo normal, toda esta información será muy útil en caso de que sea necesario llevarlo al veterinario.

Otro dato que debemos tener en cuenta es la temperatura del animal, la temperatura normal de un perro es de 37,5 a 39°C.

Es importante que beba suficiente agua ya que con la diarrea se pierden agua y electrolitos y  es posible que pueda presentar algún grado de deshidratación, y necesitar un aporte de electrolitos añadidos al agua.

También es importante controlar la dieta, más información en la sección qué puede comer un perro en caso de vómitos agudos y diarrea.

¿Cuándo debo llevarlo al veterinario?

Diagnóstico

En el centro veterinario el perro será explorado y es probable que, dependiendo de los hallazgos en la exploración, el veterinario necesite realizar alguna prueba complementaria para descartar alguna patología subyacente o para confirmar algún indicio hallado.

Las pruebas habitualmente realizadas son: análisis de heces, análisis de sangre, radiografía, ecografía y endoscopia.

Tratamiento en el veterinario

El tratamiento se basa en el historial clínico y  analítico del animal.

Frecuentemente se necesita aplicar un tratamiento de fluidos intravenosos para combatir la deshidratación.

Generalmente no es necesario el uso de antibióticos a no ser que las diarreas sean de origen bacteriano o que vayan mezcladas con sangre. Los antibióticos no deben de usarse de forma innecesaria ya que hay una creciente resistencia a estos.

En las diarreas suele haber una alteración más o menos importante en la flora microbiana que coloniza y da estabilidad  al intestino por lo que los probioticos pueden ayudar a restaurar el equilibrio y mejorar los síntomas su uso es muy frecuente  en estos procesos. Más información en la sección Estabilizadores intestinales para perros.

La alimentación juega un papel importante en el tratamiento de las diarreas hoy en día hay una gran variedad  de dietas llamadas intestinales que aportan una ayuda importante en el tratamiento de las diarreas agudas y crónicas, su uso es muy recomendable.