Como evitar la obesidad y que tu perro se mantenga activo

Cerca del 30% de los perros sufren sobrepeso. De igual manera que para los humanos, la razón es demasiada comida, y demasiado poco ejercicio. Tener sobrepeso es una amenaza para la salud que puede causar enfermedades crónicas y acortar la vida de nuestro amigo de cuatro patas.

La causa de la obesidad es que nuestro perro ingiere demasiadas calorías en relación a lo que quema. Esto es debido, frecuentemente, a una falta de conocimiento por parte del dueño de la mascota que se traduce en una benevolencia cuyo efecto no es el deseado, provocando enfermedades y una pobre calidad de vida. Aunque parece que mimamos a nuestra mascota dándole un capricho cada vez que estamos cenando, no es saludable para ellos. La obesidad es la causa de enfermedades como la diabetes y los problemas de articulaciones.

Un perro con sobrepeso tiene dificultades para moverse, y evitará correr o subir las escaleras. En las razas de perros grandes o pesados se incrementa el riesgo de lesiones óseas y de ligamentos.

Las razones para mantener a nuestro perro en forma son muchas, especialmente si queremos que pase con nosotros muchos y maravillosos años. A continuación, damos algunos consejos para evitar la obesidad y hacer que nuestras mascotas se mantengan activas

La comida adecuada

Es necesario consultar con el veterinario acerca del tipo de pienso y la dosis. Cada perro tiene necesidades específicas y la dieta debe ser personalizada.

Los “premios” adecuados

No debemos dar a nuestras mascotas pan, galletas o sándwiches. En su lugar, existen chuches para perros que son adecuadas para ellos.

El ejercicio adecuado

Todos los perros deben poder disfrutar de una buena dosis de ejercicio diario y juegos. Es conveniente adaptar las actividades en función del tamaño de cada perro. Para algunos, la bicicleta o correr pueden ser buenas actividades, pera otros, una caminata larga es más que suficiente.

 

Cuatro ejemplos de actividades para perros con sobrepeso:

  1. Las caminatas sobre terreno o en el agua son actividades muy recomendables para la mayoría de los perros. Comencemos poco a poco, y gradualmente incrementaremos la cantidad y la intensidad.
  2. Rutinas de ejercicios cortas e intensas suelen ser más efectivas que pocos, pero largos paseos.
  3. Deja que tu perro trabaje para ganarse la comida. Por ejemplo, esconde sus chuches o premios en el jardín o en otro lugar donde pueda ejercitarse.
  4. Cuanto más versátil y divertido sea el entrenamiento, mejores resultados y más felicidad para ellos.