correrconperros

Cómo correr con tu perro

Correr con tu perro es un ejercicio fantástico y además proporciona una buena compañía. Además, todo tipo de actividad física es muy importante para que tu perro se sienta bien y aumenta significativamente su calidad de vida.

¿Pueden todos los perros unirse a nuestra carrera?

El perro debe tener el esqueleto y las artículaciones completamente formadas antes de que puedas llevarlo a correr contigo. Para perros más pequeños esto ocurre cuando tienen alrededor de un año y para perros grandes al menos 18 meses, dependiendo del tamaño. Si tienes dudas, siempre puedes consultar con tu veterinario

El perro debe estar sano y no tener sobrepeso. Para los perros pequeños, puede ser difícil hacer frente a una carrera más larga, ya que necesitan dar más pasos para alcanzarte, aunque todo depende del perro, de su condición y de su aptitud. 

Si tu perro ha tenido algún problema en su esqueleto, músculos o articulaciones, siempre debes consultar a tu veterinario antes de comenzar con el entrenamiento. En todo caso, es importante no ir demasiado rápido con estos pacientes y que, ante la menor duda, lo mejor es dejarlo descansar. 

Cómo comenzamos

Todo el entrenamiento debe hacerse en función de la condición del perro: si nunca ha entrenado, debes empezar con calma. Nunca mantengas un ritmo más alto de el que el perro puede conseguir para no mantenerlo en tensión.  

Los intervalos de entrenamiento son una buena idea si puedes crear un plan adaptado a tu perro. Calentad durante unos minutos y entrenad no más de 10–15 minutos al principio. Un ejemplo es 1 minuto de caminata rápida, 1 minuto de caminata lenta, 2 minutos de ritmo lento, 1 minuto de carrera rápida, etc. A medida que la condición mejora, también puedes aumentar el tiempo que el perro se mantiene activo siempre que a el le siga pareciendo divertido y evita lesiones al no tensar al perro.

Canicross

En esta disciplina, tu perro corre por delante de ti y ambos estáis sujetos y unidos mediante un arnés que evita los golpes tanto para humanos como para perros. El perro corre con un ligero tirón y siempre bajo control del cuidador. Este ejercicio se ha convertido en un gran éxito en todo el mundo y ahora también está disponible como competición. 

Buenos consejos

Agua 

Recuerda llevar agua a tu perro si vais a correr lejos. Los perros no sudan a través de su piel como nosotros los humanos, pero eliminan el calor ventilando rápidamente a través de la boca.

El calor se emite a través de la lengua  y algunas glándulas sudoríparas en las almohadillas. Por lo tanto, es importante ofrecer agua al perro varias veces durante la carrera. 

Comidas

No le des al perro su comida antes de salir a correr. Esto puede tener graves consecuencias, por ejemplo en forma de distorsión estomacal. Espera un par de horas entre una comida más grande y una carrera.

Ten cuidado con las almohadillas

El asfalto es duro y en verano incluso puede causarle quemaduras.  Varia el suelo cuando corras con tu perro y siempre comprueba que las patas y las almohadillas están correctamente al llegar a casa. 

Recuerda la activación mental del perro

El ejercicio físico es divertido para el perro, pero sin activación mental puede estresarse y desarrollar problemas de comportamiento. Leer más sobre la activación mental de un perro aquí.