Cheyletiellosis en los perros

Los ácaros Cheyletiella, conocidos popularmente como "caspa ambulante", son parásitos que pueblan la piel de los perros y otros animales, sobre todo los gatos y los conejos. Se contagian fácilmente entre los perros y pueden provocar también leves síntomas en las personas en forma de picaduras acompañadas de picazón.

Cada subespecie del parásito Cheyletiella es afín a un tipo de animal. No obstante, puede ocurrir que la caspa ambulante del perro, Cheyletiella yasguri, también ataque a otra clase de animales temporalmente, y viceversa.

La Cheylletiellosis puede afectar a canes de todas las razas y edad aunque es mas frecuente en los cachorros y los animales jóvenes. El contagio se produce no solo por contacto directo entre perros, sino también indirecto a través de cepillos, mantas, etc.

Síntomas

Los síntomas los causan tanto las ninfas como los ácaros adultos. Estos parásitos se alimentan de la queratina de la piel, lo que provoca inflamación cutánea, caspa y picazón de diverso grado. La caspa se observa casi siempre en la zona de la grupa del animal.

Los ácaros propiamente dichos son relativamente grandes, de unos 0,5 mm, y pueden apreciarse como "caspa ambulante" sobre el pelaje.

Diagnóstico

Tras un examen clínico general y un reconocimiento a fondo de la piel del perro, el veterinario suele tomar muestras de las áreas afectadas con ayuda de cinta adhesiva o mediante un raspado para su posterior estudio en el microscopio.

Dado que la Cheyletiella ocasiona a veces una sensación de picazón intensa, es importante poder descartar una infección de sarna, lo que puede requerir un análisis de sangre para determinar la eventual presencia de anticuerpos de la sarna.

Tratamiento

Este ácaro puede tratarse de forma eficaz con antiparasitarios. Es importante abordar al mismo tiempo todos los animales en contacto (también de otras especies) y una limpieza y lavado exhaustivos de las superficies de descanso del perro y de sus mantas, cepillos, etc., puesto que el parásito es capaz de sobrevivir fuera de su huésped durante varias semanas. También debe evitarse que el perro se relacione con otros animales mientras dure el tratamiento.

Pronóstico

El tratamiento de la Cheyletiellosis es curativo si aplica un tratamiento adecuado y se higieniza apropiadamente su entorno.

En algunos casos puede precisarse una o varias repeticiones del tratamiento.