Cáncer de mama en perras

El cáncer de mama es la tercera forma de tumores más común en los perros.

Por lo general, se presenta en las perras adultas que no han sido esterilizadas o que han sido esterilizadas tarde.

Aproximadamente la mitad de los tumores de mama en las perras son malignos y con frecuencia hay más de una mama involucrada.

Causa

Muchos factores contribuyen a la aparición del cáncer de mama y la influencia hormonal es un factor importante.

Se ha observado que las hembras esterilizadas antes de su primer celo corren muy poco riesgo de padecer un cáncer de mama, menos del 0,5 %.Cuando la esterilización se realiza entre el primer y el segundo celo, el riesgo es aproximadamente del 8 % y si se realiza después, el riesgo aumenta hasta un 26 %.

Síntomas

Uno o varios bultos en la mama son los únicos síntomas que habitualmente se observan. El lugar de aparición más común es en las mamas posteriores, cerca de las ingles.

Más adelante, si los tumores se han diseminado a otras partes del cuerpo, pueden presentar diferentes síntomas según el órgano afectado. Los tumores de mamas generalmente se propagan a los ganglios linfáticos y los pulmones, pero también al abdomen o incluso al esqueleto.

La mayoría de perros con tumores mamarios no presentan ninguna sintomatología aparte de la presencia del tumor en si o tumores en las mamas.

¿Cuándo debe visitarse al veterinario?

Cuando se detecta un bulto en una mama del perro es importante acudir en seguida al veterinario para que lo examine, dado que las posibilidades de curación mayores si se inicia un tratamiento en una etapa precoz de la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento recomendado para los tumores de mama es la cirugía. Dependiendo del caso, será conveniente extirpar tumores individualmente, extirpar una glándula mamaria  únicamente, extirpar una cadena mamaria entera u ambas cadenas mamarias.

Antes de la operación, se realiza un análisis de sangre para determinar el estado de salud general del animal. También se realiza una radiografía de los pulmones y la cavidad torácica, para determinar si hay signos de diseminación del tumor y, a veces, incluso una ecografía del abdomen.

Opcionalmente, se pueden tomar muestras del tumor para realizar un examen citológico o un examen histológico antes de la cirugía. Una vez terminada la cirugía se envían muestras del tejido al laboratorio para analizar el tipo de tumor y su nivel de gravedad. También se verifica que se ha extirpado todo el tejido tumoral y si hay signos de propagación a través de los vasos linfáticos o sanguíneos.

Perspectivas futuras

El pronóstico de supervivencia varía según el tamaño de los tumores de mama en el momento de la extirpación. Si los tumores tienen menos de 3 cm, la supervivencia es de más de 3 años, mientras que aproximadamente el 80 % de las perras tienen una recaída al cabo de un año cuando el tumor primario es mayor de 5 cm. Por lo tanto, es importante extirpar los tumores rápidamente antes de que crezcan.