ácaros en perros

Ácaros en perros: síntomas, tratamiento y contagio

Los ácaros son pequeños parásitos que no se encuentran sólo entre el polvo, también pueden invadir el pelaje de los perros y otros animales. Estos microscópicos animales se colocan en la piel del animal y se alimentan de su sangre, pudiendo provocarles intensos picores, ardor y malestar general. Los ácaros pueden llegar a provocar diferentes enfermedades que compliquen y supongan un serio problema para la salud del perro. Por ello, a pesar de que normalmente el problema de los ácaros se soluciona fácilmente, es sumamente importante acudir al veterinario para acabar con ellos de manera definitiva cuanto antes. Te contamos información relevante sobre los ácaros en perros para que puedas identificarlos correctamente, acabar con el problema de raíz y evitar así posibles contagios.

Síntomas según tipo de ácaro

En la actualidad existen una gran variedad de tipos de ácaros que pueden afectar la salud de nuestro perro. Sin embargo, los más comunes y las enfermedades que pueden provocar son:

Tratamiento para los ácaros en perros

Los ácaros pueden llegar a producir fuertes molestias en los perros pero, por suerte, suele tener soluciones rápidas y eficaces con las que se puede acabar con ellos de manera definitiva.

Así, los insecticidas suelen ser el tratamiento más usado para perros adultos. Siempre es necesario que sea un veterinario quien determine el tipo de tratamiento a seguir y la frecuencia con la que administrarlo. Puede que el veterinario prefiera que se le administre un tratamiento formado por una serie de pastillas para ácaros en perros. Cuando los ácaros afectan a un cachorro, se recomienda cepillar el pelo del animal de manera frecuente y aplicar posteriormente un insecticida apto para cachorros.

Contagio y desinfección de ácaros en perros

Cuando un perro tiene algún tipo de ácaro, se deben aumentar las precauciones para evitar cualquier tipo de contagio ya que estos minúsculos insectos suelen extenderse con facilidad, pudiendo infectar a otros animales e incluso humanos.

El contagio normalmente se produce por el contacto directo con el animal o con alguna otra superficie infectada. Por ello, es importante desinfectar también las zonas donde el perro suele pasar más tiempo, lugares como su cama, el sofá, mantas u otros elementos que estén en contacto con el animal y con el resto de miembros de la familia.

Recuerda que es sumamente importante realizar cualquier tratamiento para ácaros en perros bajo la supervisión de un veterinario.