perros con artritis

10 consejos útiles si tu perro tiene artritis

La artritis es una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones de nuestras mascotas y puede provocarles bastantes dolores. Lo bueno es que si podemos diagnosticarlo en sus fases iniciales, podemos remediar en parte sus efectos y hacer que nuestro perro tenga la mejor calidad de vida posible.

  1. Dar un masaje suave a tu perro contribuye a aumentar la circulación sanguínea y la flexibilidad de su cuerpo. También le infunde una sensación de calma, seguridad y bienestar en general.
  2. Ten paciencia. No puedes esperar que un perro con artritis mantenga el mismo ritmo que antes, puede que necesite un poco más de tiempo para caminar, venir cuando le llames o subir escaleras. Deja que se tome su tiempo, anímale y apóyale si es necesario.
  3. Asegúrate de que tu perro duerma sobre superficies blandas o camas diseñadas específicamente para perros con artritis, como una cama de agua o una hamaca.
  4. Las superficies resbaladizas pueden asustar a los perros con artritis. En casa, puedes colocar alfombras sobre los suelos de madera o baldosas para evitar resbalones y, en el peor de los casos, lesiones más graves. También puedes poner a tu perro calcetines antideslizantes.
  5. Los días fríos requieren ropa más abrigada. Si le pones un abrigo a tu perro, evitarás que sus músculos se agarroten y enfríen.
  6. Existen muchas soluciones inteligentes para ayudar a tu perro a subir escaleras o muebles altos. Gracias a los diferentes tipos de rampas y cubos que existen, podrá subir o bajar de cualquier lugar sin problemas.
  7. Un perro con artritis puede ser más sensible a ruidos y entornos desordenados. Asegúrate de que esté tranquilo si tienes niños, otras mascotas o invitados y presta atención a cómo se siente y qué sucede a su alrededor.
  8. Un perro con artritis puede necesitar deporte, rehabilitación y medicación (aunque, en algunos casos, esto último no hace falta). Con una combinación de ejercicio ligero, cuidados especiales y antiinflamatorios, muchos de ellos pueden vivir realmente bien. Consulta a tu veterinario para discutir las opciones de rehabilitación y medicación.
  9. Un perro con artritis puede tener dificultades para mantener el ritmo por sí solo, lo que se aplica también a sus rutinas de aseo. Ayuda a tu perro a estar limpio en las zonas a las que tiene dificultades para acceder. Lava, cepilla y córtale el pelo para mantenerlo en buen estado y evitar nudos.
  10. La artritis es más común en perros con sobrepeso. Si tu perro padece obesidad, puedes aliviar la molestia ayudándole a perder peso, ya que los huesos y las articulaciones sufren todavía más en esta situación. Pide ayuda a tu veterinario para crear un programa de pérdida de peso personalizado y una dieta especial en caso de que tu perro padezca obesidad y artritis.