tenerungato

¿Qué pensar antes de tener un gato?

El gato no tiene solo un día especial, si no que cuenta con tres fechas señaladas entre el 20 de febrero, 8 de agosto y 29 de octubre. Cada una de estas fechas simboliza un homenaje hacia estas mascotas, además de ayudar a dar visibilidad a la necesidad de darles un hogar digno y lleno de cariño. Así, desde AniCura queremos darte una serie de consejos antes de escoger al compañero gatuno que te acompañará durante mucho tiempo.

Una vez que hayas decidido firmemente tener un gato tienes que pensar en que sufrirás algunos cambios en tus rutinas diarias. Cada gato es diferente, y dependiendo de su experiencia previa (o falta de experiencia) y sus características, se hará "dueño de tu hogar" de formas muy diferentes. Algunos te abrazarán y se dormirán en tu regazo, mientras que otros querrán una vida más independiente. Comprender las condiciones previas y preparar todo correctamente, ayudará a tu gato a hacer frente a su nuevo entorno y desarrollar una relación amistosa contigo. 

Tu gato necesita cuidado y atención

En comparación con los perros, los gatos son relativamente fáciles de mantener cuando se trata de compañerismo y entrenamiento. Sin embargo, los gatos necesitan cuidado y atención como cualquier mascota. Lo más importante es que necesitan un ambiente estimulante, ya sea en interiores o al aire libre, y un lugar seguro para dormir y relajarse.

Dado que los gatos son más independientes que los perros, a menudo se consideran más adecuados para personas con estilos de vida y horarios ocupados. ¿Pasas mucho tiempo en casa o el gato pasará partes del día solo? De cualquier manera, deben ser atendidos a diario y necesitan acceso a agua limpia y alimentos, además de una bandeja de basura que se tendrá que vaciar regularmente. Si planeas irte a un viaje más largo, asegúrate de que haya otras personas que te puedan ayudar.

En resumen, asegúrate de que tu gato consigue un lugar adecuado para su estilo de vida y que tu estilo de vida es adecuado para tu gato. 

¿Buscamos una raza específica o una mezcla?

Al decidir tener un gato, muchos comienzan preguntándose qué raza elegir: si deben elegir una raza pedigrí específica o mezcla entre diferentes gatos, lo que nos da poca o ninguna idea de su paternidad. Esto también significa que tenemos poco control sobre la forma del cuerpo del gato, el color o las enfermedades genéticas. Una raza pedigrí suele ser la más adecuada para un gato de interior, y su temperamento y características son más fáciles de anticipar.

También debes considerar la cantidad de tiempo que podrías pasar acicalando a tu gato. Un gato de pelo largo, como un persa, necesitará acicalamiento a diario y preparate para tener rastros de pelo alrededor de la casa. Un gato de pelo corto es una opción más fácil en este sentido, aunque eso no quiere decir que no deje sus rastros de pelo también.

Para cuestiones de alergia, dependemos de diferentes factores y no tiene nada que ver con si es un gato de pelo corto o de pelo largo. De hecho, las reacciones alérgicas son causadas por una proteína llamada Fd1 que está presente en la saliva, la piel y la glándula sebácea del felino. 

¿Qué edad y sexo?

Está claro que incluso aquellos que no se identifican demasiado con los gatos, pueden caer en sus redes facilmente dado su carácter casi hipnótico. En cuestión de edades, vale la pena recordar que los gatitos solo son gatitos durante 4-6 meses pero así podrás hacerte una idea más temprana de su carácter. 

Si consigues un gato adulto, aunque pierdas aquellos primeros meses, te tomará menos esfuerzo y tiempo hacer que el gato se instale y posiblemente ya sabrá cómo utilizar su caja de arena o podrás dejarle solo por un tiempo. Y sobre todo, si quieres ser una persona muy importante en la vida de tu gato, adulto o no, puedes contactar con un refugio para gatos o una organización de rescate. Hay millones de gatos en todo el mundo que están buscando un hogar como el tuyo. 

Cuando se trata de elegir el sexo del gato, no importará tanto si tienes el gato esterilizado antes de que llegue a la pubertad, lo que se hace alrededor de los cuatro meses de edad. Lo que si debes tener en cuenta es si ya convives con un gato en casa y decides tener otro.  Puede valer la pena considerar ir por uno de los sexos opuestos o conseguir un gatito, para tratar de eliminar algún factor de competencia entre los dos gatos.

Otro factor a tener en cuenta es cuántos gatos pueden vivir juntos pacíficamente. Si tienes dos gatos que conviven bien juntos, debes pensar con mucho cuidado antes de añadir uno más porque los gatos son muy sensibles al cambio. 

Cada gato tiene sus necesidades

Dependiendo de cómo consigas a tu gato, el coste puede variar. Los gatitos con pedigrí generalmente vienen vacunados y, en algunos casos, esterilizados pero no suele pasar en el caso de gatos que adoptamos de refugios u organizaciones. Probablemente tampoco está marcado con un chip de identificación que recomendamos en caso de que se pierda. Las vacunas y la desparasitación serán necesarias varias veces durante la vida de un gato, dependiendo de su estilo de vida. 

También puede ocurrir un accidente o enfermedad, por lo que siempre se recomienda conseguir un seguro para que el coste de las posibles pruebas u operaciones sea inferior. A este se suma el coste de suministros y alimentos que debes tener en cuenta. 

Tener un bebé o un perro junto con el gato

No hay razón para no tener un gato si tienes hijos en casa. Muchos niños desarrollan relaciones sólidas con sus gatos y aprenden a cuidar y respetar a otras criaturas más rápido. Dependerá de los padres enseñar a sus hijos cómo acercarse, acariciar y manejar gatos, y respetar a los peludos. Tener un gatito cuando tienes un bebé o un niño pequeño en casa tal vez sea demasiado, así que asegurate de que tienes tiempo para ambos.  

Lo mismo ocurre con otras mascotas de la casa. No debería ser un problema tener un gato mientras tienes un perro en casa. Sin embargo, necesitas conocer muy bien el temperamento de tu perro ya que no hay garantía de que todos los perros se hagan buenos compañeros de los gatos, y viceversa. 

Controla que cuentas con...