hierba para gatos

¿Por qué a los gatos les encanta la nébeda?

Seguro que ya lo has visto alguna vez: tu gato se acerca a la nébeda, también conocida como hierba gatera, y comienza a olerla, masticarla y dar vueltas de felicidad. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué la nébeda es tan irresistible?

La nébeda (nepeta cataria) es una hierba con un olor potente a menta y limón, que procede de Europa y Asia. Durante siglos, esta planta de la familia de la menta se ha asociado a los gatos, tal y como denota el término cataria en el nombre latino. Sus efectos son los mismos en todos los felinos, por lo que leones, tigres y gatos domésticos comparten la pasión por ella.

Sin embargo, no todos los gatos son sensibles a la nébeda, o hierba gatera, ya que los estudios demuestran que solo atrae al 50 % de estos animales. Algunos reaccionan con euforia y agresividad, mientras que otros se vuelven mansos y tranquilos

El atractivo de la planta se encuentra en su aceite, particularmente en el compuesto químico nepetalactona. Este aceite se encuentra en los tallos, las hojas y las semillas, por lo que basta con acercarse para olerlo. A pesar de que el olor es intenso, la sensación de felicidad solo dura aproximadamente diez minutos en la mayoría de gatos. Una vez que el placer pase, tu amigo tardará unas dos horas en volver a reaccionar a la nébeda.

Debido a las características potentes de la hierba, puede ser una buena ayuda durante el entrenamiento. Por ejemplo, puedes frotar un poco de nébeda en el rascador y la cama del gato para llamar su atención o crear tus propios juguetes con ella. ¡Le encantará! Es posible que debas cambiar la planta después de un tiempo, ya que los aceites esenciales se disipan rápidamente. 

La nébeda seca o fresca es más potente que los aerosoles, que suelen contener menos nepetalactona y no son tan atractivos para el gato. Es fácil de cultivar, tanto en interiores como en jardines. No obstante, las plantas de menta pueden ser muy invasivas, por lo que se recomienda colocarlas en una maceta.

Lo mejor de todo es que no debes preocuparte de que tu gato se intoxique con la hierba, ya que no es adictiva y se puede ingerir en cantidades pequeñas.