plantas venenosas gatos

Plantas venenosas para los gatos

A veces puede resultar complicado mantener las plantas alejadas de tu gato. Estos animales son curiosos por naturaleza y adoran explorar su entorno. A veces puede que muerdan alguna planta, lo que puede ser letal si son venenosas.

Probablemente ya sabes lo difícil que es mantener las plantas alejadas de tu gato. La mayoría de plantas y flores son inofensivas, pero algunas podrían ser venenosas. Por lo tanto, si quieres seguir teniendo plantas en las ventanas o dejar que el gato salga al jardín, debes saber cuáles pueden perjudicarle.

Existen varios tipos de plantas tóxicas. Algunas de ellas son irritantes y causan inflamación localizada (por ejemplo, en la boca, el estómago o la piel). Otras tienen un efecto generalizado y pueden dañar o alterar los órganos del gato (por ejemplo, el riñón o el corazón).

Los jacintos, las azucenas, los ciclámenes, las amarilis, los narcisos y los tulipanes son algunos ejemplos de plantas que puedes tener en casa y el gato no debe ingerir. Al final de este artículo se incluye una lista de plantas venenosas comunes. Ten en cuenta que, si tienes dudas, es mejor quitar la planta de casa.

¿Algunas partes de la planta son más peligrosas que otras?

Si la planta es tóxica para los gatos, es aconsejable asumir que todas sus partes son venenosas. En algunas especies, la concentración de toxinas es mayor en partes concretas de la planta. Dado que las dosis de toxicidad varían, el gato puede ingerir grandes cantidades de una planta antes de mostrar síntomas, aunque a veces basta un mordisco de otra para que los resultados sean devastadores.

Síntomas comunes

Si tu gato ha ingerido una planta tóxica, algunos síntomas comunes son la hinchazón, el enrojecimiento o el picor en ojos y boca debido a la irritación o la inflamación. Si el estómago o el intestino se irritan, el resultado suelen ser vómitos y diarrea.

Las toxinas que afectan a los órganos provocan, entre otros, dificultad para respirar o tragar, babeo, debilidad, alteraciones en la frecuencia cardíaca o aumento de la sed y la frecuencia al orinar. 

¿Qué hacemos si ocurre un accidente?

Si ves o sospechas que tu gato ha ingerido hojas u otras partes de una planta tóxica, debes contactar con el veterinario lo antes posible. Además, retira cualquier resto de la boca o el cuerpo del animal. Sigue las instrucciones del veterinario y permanece al lado de tu gato en todo momento.

Diagnóstico y tratamiento

Si conoces el nombre de la planta que ha ingerido tu gato o llevas una muestra, el veterinario podrá emitir el diagnóstico y el tratamiento más fácilmente. También realizará un examen físico al gato y pruebas para determinar su salud general, especialmente si se desconoce la planta.

Según la planta, algunos tratamientos pueden ser medicamentos para estimular el vómito, carbón activo para absorber las toxinas en el intestino o medicamentos para proteger las zonas dañadas del estómago. De ser necesario, el gato recibirá tratamiento de apoyo, como analgésicos o antiinflamatorios.

La vida después de la intoxicación

Si el tratamiento se retrasa, la ingestión de algunas plantas venenosas podría ser letal para tu gato. En otras ocasiones, pueden causar daños que requieran cuidados posteriores, ya sea en forma de medicamentos o de dieta especial. Sigue las instrucciones y pautas del veterinario y no dudes en plantear cualquier duda que surja.

Protege a tu gato contra las plantas tóxicas: sácalas de tu hogar o jardín y vigila al animal cuando esté al aire libre.

Plantas tóxicas comunes