Picazón en los gatos

Picazón en los gatos

La picazón en los gatos se puede manifestar de muchas maneras. Pueden rascarse con las patas o tratar de acceder a los lugares que les pica de otra manera. Con su lengua áspera pueden arrancarse el pelaje.

Muchos gatos se esconden para rascarse y por eso puede ser difícil para su cuidador percibir cuán extensa es realmente la picazón. Es un error pensar que los gatos se rascan por naturaleza.

Si se rascan, deben ser examinados por el veterinario para reducir el riesgo de un sufrimiento innecesario. Cuanto antes se diagnostique y se trate al gato, menos probable será que desarrolle problemas crónicos de la piel y difíciles de tratar.

Causa

Las causas más comunes de picazón son los parásitos externos piojos, pulgas, los ácaros Cheyletiella (“caspa andante”) o ácaros del oído, las infecciones de la piel por bacterias u hongos y las alergias. Lo primero que determina el veterinario es si se trata de enfermedades parasitarias, por dos razones: son habituales y generalmente son fáciles de tratar.

Tratamiento del veterinario

Los parásitos pueden ser detectados mediante muestras obtenidas del pelaje mediante raspado, cepillado o cinta adhesiva. Las infecciones bacterianas o fúngicas se pueden detectar, por un lado, mediante muestras citológicas, que implican que el veterinario toma muestras de los cambios en la piel y examina las células en un microscopio, y, por otro, mediante cultivos. Los resultados de cultivos bacterianos tardan algunos días y los de cultivos fúngicos, algunas semanas. Previamente, una citología suele ser indicativa.

Si el veterinario ha descartado los parásitos o las infecciones como la causa de la picazón, las alergias son la siguiente alternativa a investigar.

En las alergias, la picazón es un síntoma principal. Se trata de una patología crónica que requiere la atención del animal.

¿Qué puedes hacer por tu cuenta?

Puedes detectar los piojos, las pulgas o los ácaros utilizando una lupa. Para detectar otros parásitos, que viven en una capa más profunda de la piel, se requiere un microscopio. Los dueños pueden probar remedios antiparasitarios de venta sin receta, pero en la mayoría de los casos es mejor acudir al veterinario si el animal tiene picazón.