pancreatitis en gatos

Pancreatitis en gatos: Causas, síntomas y tratamiento

La pancreatitis en gatos es un trastorno del páncreas que, con frecuencia, puede pasar inadvertido si no se actúa correctamente desde el primer síntoma, pudiendo incluso confundirse con otras enfermedades del sistema digestivo del animal. Hay que tener en cuenta que los gatos son especialistas en camuflar enfermedades y por ello es esencial realizar chequeos médico habituales para detectar problemas a tiempo.

¿Qué es la pancreatitis en gatos?

Esta enfermedad del páncreas consiste en la inflamación de dicho órgano, lo que provoca una mayor dificultad a la hora de realizar la digestión. De hecho, la pancreatitis en gatos presenta síntomas muy similares a los de otros problemas del sistema digestivo, por lo que es realmente importante acudir al veterinario cuanto antes para evitar posibles confusiones entre una y otra enfermedad. 

ntomas

Por orden de frecuencia los signos clínicos que evidencian que algo puede ir mal en el páncreas de nuestro amigo felino son: decaimiento, pérdida de apetito y de peso y vómitos. Además, pueden observarse cambios en el pelaje (menos brillo, más nudos, mayor caída).

Los vómitos suelen ser el indicador más claro de que el gato puede estar sufriendo alguna dolencia o enfermedad más grave. Además, si notas que los vómitos de tu gato están acompañados de dolor abdominal, apatía y debilidad, acude cuanto antes a tu veterinario para averiguar si se trata de una pancreatitis o de otra patología severa. Incluso el “típico” vómito de bolas de pelo que muchas veces se considera normal, dejaría de serlo si se convierte en algo frecuente y puede ser indicativo de patología digestiva.  

Tratamiento para la pancreatitis en gatos

Cuando los síntomas que muestra el gato son leves, un tratamiento de soporte y una dieta específica suele ser suficiente para su recuperación (siempre y cuando beba y coma por su cuenta lo que necesita a diario). Sin embargo, cuando los síntomas son más graves (como insuficiencia renal, desorientación, hipotermia, deshidratación, dolor, apatía, fiebre, anorexia o bajada de niveles de glucosa) puede ser necesaria una hospitalización urgente para llevar a cabo una terapia prolongada que garantice la seguridad y salud del animal. Además, es importante recordar que la pancreatitis en gatos puede llegar a convertirse en una enfermedad crónica y provocar el desarrollo de otras patologías secundarias como la diabetes.

En cualquier caso, deberá ser un veterinario quien determine cuál es el remedio o tratamiento más apropiado teniendo en cuenta las características del animal y la gravedad de la enfermedad.